25 de febrero 2024

9 de febrero 2024

Opinión

#ConTaconesEntreLegos | El Teléfono Descompuesto

Con tacones entre legos

El teléfono de la candidata a la presidencia por Morena, Claudia Sheinbaum está descompuesto. La única línea directa es con AMLO, no con los mexicanos

Por Marcela Garza Barba

COMPARTE ESTA HISTORIA

Yo le paso el teléfono a los mexicanos.

Y les pregunto.

¿En verdad quieren que nuestro país siga gobernado por la 4T?

Está claro.

El teléfono de la candidata a la presidencia por Morena, Claudia Sheinbaum está descompuesto.

La única línea directa es con AMLO, no con los mexicanos.

Ahí está en el sesgo.

Y es que mientras la que lleva el bastón de mando de la 4T en la carrera presidencial de 2024 juega al “yo le paso el teléfono a…” con la fiscal “con mucha, mucha honestidad”, Ernestina Godoy y con una persona “íntegra y además guapo”, Omar García Harfuch, los mexicanos no se logran comunicar con ella desde hace años… el único que logra comunicarse directamente es el presidente Andrés Manuel López Obrador, y uno que otro cuatroteísta como los antes mencionados.  

El teléfono de Claudia se descompuso o lo descolgaron a propósito hace tiempo para no truncar el proyecto dizque transformador hacia la Presidencia este 2024.

En 2005, año en que se inauguró el segundo piso del Periférico, Claudia, entonces Secretaria de Medio Ambiente en la Ciudad de México (antes Distrito Federal), aplicó el “a palabras necias, oídos sordos” cuando la ciudadanía le exigía cuentas claras sobre los costos de construcción de dicha obra.

¿Qué hizo Claudia, claro, junto a su líder, López Obrador?

Clasificó los expedientes del costo de la construcción y se negó a contestar cualquier pregunta sobre los costos del segundo piso.

Con decir que, a 19 años de la construcción de dicha obra, la oposición exigirá una apertura total de expedientes clasificados sobre los costos.

Pero Claudia, con el teléfono descompuesto se atreve a utilizar un lema de campaña que cree resuena en los mexicanos…

Y arranca su campaña con la promesa de “un segundo piso de la transformación”.

¡Que descaro!

Claudia, literalmente, les descuelga el teléfono a los mexicanos.

Porque una buena líder rinde cuentas y más cuando carga con un pasado turbio.

2017, Rébsamen.

2021, Línea 12 del Metro.

En el primero, Claudia era jefa delegacional de Tlalpan, se le acusó (aunque no formalmente) de presunta negligencia en la supervisión de construcciones escolares.

En la tragedia de la escuela Rébsamen, ocurrida durante el terremoto de 2017 en la Ciudad de México, murieron 26 personas, 19 de ellos eran niños.

¿Acaso Claudia les contestó a los familiares de las víctimas?

Para nada.

Mejor calló y siguió con su politiquería.

Fue hasta el 2023 que ofreció una disculpa pública, claro ya estaba en la mira la sucesión del bastón de mando morenista.

Pero aquí todo se vale, con que Claudia tenga línea directa con el presidente, el dolor de las víctimas sale sobrando.

La directora del colegio, la dueña, el constructor, todos pagan condena, menos Claudia porque ella va para la Presidencia.

Y de la Línea 12 ni se diga.

Opacidad al por mayor.

Como Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, en 2021, nunca contestó al dolor de los familiares de las 27 personas fallecidas.

El teléfono sonó más de un par de veces, pero Claudia solo le contestó a los que la arroparon en ese momento.

Como a una Ernestina Godoy, que en lugar de abrir una comisión de investigación por la tragedia de la Línea 12 del Metro mejor volteó hacia otro lado.

En 2023, Claudia recibió un reclamo fuera de Palacio Nacional, la mujer se identificó como víctima de la tragedia.

 ¿Qué hizo Claudia? Mejor siguió caminando.

Hasta ahora, en 2024, Claudia recibe reclamos por parte de los familiares, pero ella sigue descolgando el teléfono y se lava las manos con las indemnizaciones que rondan los 650 mil pesos por familia de las víctimas.

Como si el dinero lo arreglara todo… ah, se me olvida que para Morena sí.

Me pregunto, ¿cómo duerme Claudia por la noche?

Lo que no ve Claudia es que los mexicanos no compran la idea del marketing barato del “yo le paso el teléfono a…” y el podcast de te acuerdas cuando era Jefa de Gobierno con Ernestina Godoy y Omar García Harfuch.

Que fácil, contestarle a los que la arropan.

Que se siente a rendir cuentas del segundo piso, de la tragedia de la escuela Rébsamen y de la Línea 12 del Metro.

Que le contesté a los mexicanos que quieren respuestas del ayer.

Porque seamos sinceros, si el mexicano jugara al “yo le paso el teléfono a…”  Claudia no diría que es una gran mujer y ejemplo a seguir.

Al contrario, dirían es una mujer a la que le falta rendir cuentas.

Una mujer que le rinde pleitesía a AMLO.

Ahí está el camino de su campaña, las 20 reformas del presidente.

Yo le paso el teléfono a Claudia.

Para que esclarezca lo antes mencionado y de pasada sus gastos de precampaña y campaña así como los conciertos en el Zócalo capitalino.

Yo le paso el teléfono a los mexicanos.

Y les pregunto.

¿En verdad quieren que nuestro país siga gobernado por la 4T?

Publicidad
Publicidad
Publicidad