[hurrytimer id="116852"]
17 de junio 2024

28 de marzo 2024

¡Que alguien me explique!

Los calcinados de Pesquería

Por desgracia, Pesquería saltó en los últimos días a la escena nacional por la aparición en su territorio de 13 cuerpos calcinados. No fueron ejecutados en esa entidad, alguien los fue a depositar ahí

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

Pesquería, un municipio en la periferia del área metropolitana de Monterrey, es conocido por su pujanza industrial. Ahí están asentadas entre otras corporaciones como KIA Motors, la armadora coreana que fabrica 300 mil autos al año y la argentina Ternium, la mayor planta acerera en México.

Por desgracia, Pesquería saltó en los últimos días a la escena nacional por la aparición en su territorio de 13 cuerpos calcinados. No fueron ejecutados en esa entidad, alguien los fue a depositar ahí.

El drama se da en los mismos días en que 66 personas son plagiadas en Sinaloa, al mismo tiempo que cinco cuerpos torturados son encontrados en una camioneta de lujo en Lagos de Moreno, Jalisco. Mismas fechas que en San Luis Potosí, otros cinco cuerpos son abandonados en la escalera de la presidencia municipal de Cárdenas y seis cuerpos maniatados, sin vida, -uno decapitado-, aparecen en el municipio de Paraíso, en Tabasco.

El caso de Pesquería, sin embargo, es muy particular. No se tiene antecedente de violencia criminal, pero sí coincide con una fuerte confrontación política entre el gobernador de Nuevo León, Samuel García, y el hasta hace unos días alcalde de ese municipio, Patricio Lozano.

El desencuentro tiene su origen en que “Pato” -como se le conoce al joven munícipe de Pesquería- no cedió a las exigencias del mandatario Fosfo Fosfo, que buscaba fichar al alcalde panista para las filas de Movimiento Ciudadano, como ya lo hizo Samuel García con media docena de alcaldes neoloneses que dejaron el PRI y el PAN para pintarse de naranja y recibir jugosos presupuestos.

Las facturas por la negativa de ceder a esos coqueteos incluyeron, primero, el retiro de Pesquería de un cuartel de Fuerza Civil, la policía estatal que tenía una de sus sedes en ese municipio que califica entre los de mayor crecimiento en todo Mexico. Patricio Lozano logró negociar que la Guardia Nacional asignara en su lugar un destacamento de 200 elementos para compensar el abandono de la policía estatal.

El acoso también incluyó un abierto chantaje que pretendió ejercer el director de Movilidad de Nuevo León, José Manuel Valdez Gaytán, a Miguel Ángel Lozano, padre de Patricio y ex alcalde de Pesquería, quien tiene desde hace años concesiones de transporte de las rutas 96, 111, 611, 220, 232, 88 y 116.

El acoso fue tal que Miguel Ángel Lozano interpuso ya una demanda ante la Fiscalía General del Estado, en contra del funcionario, por los delitos de extorsión y abuso de autoridad.

Lo que se hace evidente es que al gobernador Samuel García no le cuadra que Patricio Lozano -hoy alcalde con licencia- salga a buscar en esta elección 2024, la diputación federal y que su padre, Miguel Ángel Lozano, sea de nuevo el candidato a alcalde de Pesquería, ambos por el Frente PRI, PAN, PRD, y ambos con elevados índices de aprobación entre su electorado.

Por eso, no se puede aislar la súbita aparición de 13 cuerpos calcinados en Pesquería con el enrarecido clima político que el gobernador Fosfo Fosfo ha alentado con la familia Lozano, por su negativa de plegarse a sus caprichos políticos. A eso, en Corea y en “Pescorea”, se le llama chantaje.

Publicidad
Publicidad
Publicidad