25 de febrero 2024

24 de octubre 2023

¡Que alguien me explique!

La trampa de Samuel

El gobernador de Nuevo León, Samuel García, lo que hizo ayer fue tenderle una “trampa” al Congreso local dominado por una mayoría de priistas y panistas, para buscar que le negaran la licencia

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

Sin papel membretado -ni oficial ni personal- y con una firma que dista mucho de la que suele caligrafiar en sus documentos oficiales, Samuel García sorprendió ayer enviando una carta al Congreso de Nuevo León en la que solicita licencia como gobernador.

El mandatario neoleonés tomó por sorpresa a su líder, Dante Delgado, y a todos los dirigentes emecistas nacionales que estaban reunidos en la Ciudad de México para discutir las reglas del juego que definirían el proceso de selección del candidato presidencial 2024.

Samuel García no esperó ni la aprobación de los procedimientos y se apresuró -desde algún punto en el planeta- a dictar la carta no membretada y con una firma extraña -que no es la suya- para decir “aquí estoy yo si quieren que sea el candidato naranja”. Le echó a perder el show “democrático” a Movimiento Ciudadano.

Pero el gobernador de Nuevo León, lo que hizo ayer fue tenderle una “trampa” al Congreso local dominado por una mayoría de priistas y panistas, para buscar que le negaran la licencia. Solo así, Samuel García podría proceder a la queja con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para que allá sí le dieran el permiso, por encima de los legisladores neoleoneses. La misma queja que ese tribunal ya rechazó hace días, bajo el argumento de que no existía todavía una negativa del Congreso.

Pero en su ímpetu legaloide, refrendado por tres doctorados, a Samuel García se le fue un chile entero. Y en esa misma carta invocó el artículo 121 de la Constitución de Nuevo León para proponer que el gobernador interino fuera su secretario de Gobierno, Javier Navarro.

Eso estaría muy bien, si el interino fuera por menos de 30 días. Pero como sería por seis meses, el artículo que aplica es el 122 de la nueva Constitución promovida por el mismo Samuel García. Ese artículo dice que para una ausencia de más de un mes y hasta por seis meses, el Congreso es el que decide quién será el gobernador interino, no el gobernador.

Pero lo grave de la decisión apresurada del gobernador de Nuevo León fue que vino a arruinar el “Día de la Democracia Naranja” que Movimiento Ciudadano tenía en la Ciudad de México. Y la respuesta de Dante fue igual de sorpresiva. El líder de MC dijo que Samuel García era el candidato interno y que Marcelo Ebrard era el candidato externo.

Y eso fue un balde de agua fría para el gobernador de Nuevo León. Porque si de verdad él fuera el favorito, bastaba que Dante Delgado celebrara la petición de licencia y “candidatus naranjis habemus”.

Pero al oficializar que Marcelo Ebrard era el candidato externo, el líder nacional de MC dejó en claro que la decisión final no depende de Samuel García, así sea el único emecista.

Es como si un joven -Dante- ya le hubiese dado anillo de compromiso a su novia -Samuel- a la que le propuso matrimonio y ella viene y le dice que sí, que acepta.

Pero la respuesta del joven -Dante- es que hay que esperar, porque esa mañana tomó el Metro y vio a una rubia despampanante a la que le propuso noviazgo, pero esa chica le dijo que no podía dar el sí, porque andaba de novia todavía con “El Moreno”. Aunque como estaba pensando en dejarlo, se abría una posibilidad para sellar en diciembre o enero un compromiso. Y, entonces, el joven -Dante- le dice a su prometida -Samuel- que tiene dos pretendientes. La interna, que es ella, quien ya dio el sí; y la externa -Ebrard- a la que ni siquiera le ha dado el sí y todavía anda de la mano con otro.

De paso, con esa declaración de un precandidato interno y otro externo, Dante Delgado dejó fuera a la senadora Indira Kempis, quien ya había levantado la mano apuntándose para la interna de Movimiento Ciudadano. Más los que se apuntarán en la contienda abierta.

Lo que queda claro es que los tiempos de Samuel no son los de Dante y los de Dante tampoco son los de Samuel. Falló el golpe Fosfo Fosfo. Y todavía no hay que descartar la tercera opción, y esa es la de que Dante Delgado sea el candidato naranja.

Por lo pronto, en el Congreso de Nuevo León, los prianistas tienen la sartén por el mango con una de tres opciones.

PRIMERA: Le autorizan a Samuel García la licencia y su interino, a cambio de que se destrabe la designación del Fiscal y los recursos para los municipios no-naranjas que están congelados.

SEGUNDA: Le exigen al gobernador que se respete el artículo 122 y le otorgan la licencia para que se vaya a buscar la candidatura presidencial, pero la mayoría legislativa decide quién será el gobernador interino por seis meses.

TERCERA: Como no existe la urgencia porque los seis meses corren a partir del 2 de diciembre se aplaza la licencia, en cuyo caso, las opciones uno y dos serán debatidas de nuevo un mes adelante.

Por lo pronto, si alguien tiene dudas de a qué va Samuel García como “candidato opositor” de Morena, que vea con detenimiento esta fotografía tomada hace unos meses en Monterrey. Fue en la casa del gobernador, en una de las últimas visitas de Claudia Sheinbaum a Nuevo León. Los dos que se perfilan como rivales, ya andan de manita sudada.

Publicidad
Publicidad
Publicidad