[hurrytimer id="116852"]
13 de julio 2024

9 de enero 2024

Internacional

La crisis de inseguridad rebasa a Ecuador

En las últimas horas, grupos criminales tomaron una estación de televisión en vivo sometiendo a decenas de rehenes, realizaron atentados en todo el país y enviaron amenazas directas al presidente Daniel Noboa

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

La crisis de inseguridad de Ecuador alcanzó su punto más álgido este martes 9 de enero. En las últimas horas, grupos criminales tomaron una estación de televisión en vivo sometiendo a decenas de rehenes, realizaron atentados en todo el país y enviaron amenazas directas al presidente Daniel Noboa y a la fiscal General Diana Salazar.

Esto ocurrió en medio de una declaratoria presidencial de estado de excepción. Ante la escalada de violencia, Noboa ha elevado el rango de urgencia: el presidente declaró que Ecuador está en “conflicto armado interno” y designó a 22 grupos criminales como organizaciones terroristas. Esta acción ejecutiva ordena a las Fuerzas Armadas a tomar las medidas militares necesarias para neutralizar a los “actores no estatales beligerantes”.

La situación sucede a la fuga de Adolfo Macías, alias ‘Fito’, considerado el criminal más peligroso del país y el líder de ‘Los Choneros’, una organización criminal vinculada al Cártel de Sinaloa. Recientemente, también escapó de prisión Fabricio Colón, presunto cabecilla local de ‘Los Lobos’, un grupo criminal rival de ‘Los Choneros’ que cuenta con conexiones al Cártel Jalisco Nueva Generación.

De acuerdo a expertos en seguridad nacional, al menos la mitad de los grupos criminales designados como organizaciones terroristas tienen vínculos económicos con los cárteles mexicanos.

La crisis de este martes, que tiene su epicentro en la ciudad costera de Guayaquil, subraya el grave problema del sistema penitenciario de Ecuador. Actualmente, seis cárceles del país se encuentran tomadas por los presos. Las prisiones, que concentran a más de 31 mil reos, se han convertido en el centro de operaciones del crimen organizado.

El punto más álgido de la crisis, la toma de una estación de televisión en Guayaquil, fue transmitido en vivo durante media hora. Alrededor de una decena de criminales tomaron el canal por asalto y obligaron a los rehenes a declarar frente a las cámaras que solicitaban a la policía no intervenir en el caso. Después de dos horas, fueron rescatados por agentes del Estado. Trece criminales fueron arrestados.

Sin embargo, las imágenes se han vuelto la expresión más evidente de una disputa entre el Estado y el crimen organizado que está lejos de concluir.

Publicidad
Publicidad
Publicidad