[hurrytimer id="116852"]
17 de junio 2024

20 de mayo 2024

Internacional

El presidente de Irán, Ebrahim Raisí, murió en un accidente aéreo

El presidente de Irán, Ebrahim Raisí, y el ministro de Relaciones Exteriores, Hossein Amir Abdollahian, murieron en un accidente aéreo. Raisí era un candidato natural para suceder al Ayatollah Ali Khamenei

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

  • Las autoridades de Irán han descartado la posibilidad de un atentado. El fallo oficial es que se trató de un accidente por condiciones climáticas adversas y probables problemas de mantenimiento.

¿Por qué importa?

  • La muerte de Raisí subraya el clima de inestabilidad que se respira en Irán, una potencia regional con capacidad nuclear que mantiene conflictos militares indirectos con Israel y con Arabia Saudita en Medio Oriente.
  • En la última década, Teherán ha enfrentado crisis sucesivas: problemas económicos por las sanciones de Occidente a su plataforma de exportación petrolera, protestas multitudinarias por el asesinato de Mahsa Jina Amini y el homicidio del líder militar Qasem Soleimani.
  • En medio de la efervescencia, las élites iraníes han estado preparando la transición de poder de la máxima figura política del país: el líder supremo. Irán es un régimen teocrático (musulmán chiíta) gobernado por el Ayatollah Ali Khamenei, de 85 años de edad. No obstante, su salud se ha deteriorado rápidamente.
  • La transición de poder representa un reto de gobernabilidad. Empujado por el apoyo tácito de la Guardia Revolucionaria Iraní, el cuerpo militar más poderoso del país, Raisí era visto como uno de los candidatos naturales a suceder a Khamenei.
  • En ese sentido, la muerte del presidente de Irán ha facilitado el camino para el ascenso de Mojtaba Khamenei, hijo del actual líder supremo. La transferencia de poder entre miembros de una misma familia es inusual para el régimen, puesto que los líderes de la Revolución criticaron el status monárquico que mantenía el Shah.

El contexto:

  • Irán e Israel han intercambiado ataques en los últimos meses. Teherán ha financiado esfuerzos paramilitares en Líbano, con Hezbolá; en Yemen, con los Hutíes; y en Gaza, con Hamás. A pesar de ello, se ha evitado el escalamiento a una guerra directa contra Israel.
  • La Agencia Internacional de Energía Atómica argumenta que el programa nuclear de enriquecimiento de uranio de Irán está cerca de alcanzar la capacidad de construir una bomba atómica.
Publicidad
Publicidad
Publicidad