25 de febrero 2024

8 de marzo 2023

Política

La Mafia del Agua, Capítulo 2: La red detrás de la sequía

Nuevo León

La red de vínculos financieros que está detrás de la sequía de Nuevo León comprende operaciones simuladas de evasión fiscal y desvío de recursos públicos por 11 mil millones de pesos y tienen como epicentro a Agua y Drenaje de Monterrey

Por Rodrigo Carbajal

COMPARTE ESTA HISTORIA

Aquí, en mis manos, tengo la red de vínculos financieros que está detrás de la sequía de Nuevo León. El resumen de las operaciones simuladas de evasión fiscal y desvío de recursos públicos que tienen como epicentro a Agua y Drenaje de Monterrey (AyD).

El entramado detrás de un desfalco de 11 mil millones de pesos, el equivalente al 70 por ciento de la inversión del segundo acueducto de la presa El Cuchillo.

Se trata de un esquema del año 2021 de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, al que tuvo acceso Código Magenta, y que documenta la triangulación de miles de millones de pesos de una cofradía de intereses inmobiliarios, funcionarios de la administración de Jaime Rodríguez Calderón, así como de prominentes miembros de la élite empresarial de Nuevo León.

Que nadie se confunda. El desabasto de agua del verano del 2022 y el desabasto de agua que vendrá en la primavera del 2023 son producto de la corrupción.

El lado derecho del esquema cubre, en su mayoría, la operación de Gerardo Garza González, quien fuera director de Agua y Drenaje de Monterrey durante casi todo el sexenio de Jaime Rodríguez ‘El Bronco’. Son empresas que tienen vínculos directos e indirectos con el ex director de la paraestatal.

De acuerdo a documentos de Agua y Drenaje de Monterrey, en poder de Código Magenta y a testimonios de personas cercanas al asunto, Gerardo Garza González incurrió en un grave conflicto de interés: siendo director de AyD se convirtió en un exitoso empresario del sector inmobiliario.

Desde lo más alto del organigrama de Agua y Drenaje de Monterrey, Gerardo Garza González aprobó convenios de aportación y factibilidades para sus empresas, y para una red de compañías vinculadas a sus intereses personales. Ex funcionarios de Agua y Drenaje estiman que el quebranto total de este conflicto de interés es de alrededor de 11 mil millones de pesos.

El desabasto de agua y el deterioro de los servicios públicos de infraestructura hidráulica son una consecuencia del desorden urbano y éste, a su vez, es una función de la corrupción y de los negocios al amparo del poder. En total, la red de empresas inmobiliarias conectadas a Gerardo Garza González autorizó factibilidades irregulares para 500 mil unidades habitacionales. Es decir, alrededor del 10 por ciento de la Zona Metropolitana de Monterrey.

Los nuevos desarrollos inmobiliarios están obligados a pagar miles de millones de pesos para que AyD construya la red de infraestructura necesaria para llevar agua potable e instalar la red de drenaje. Además, deben aportar un fondo de garantía que funciona como un seguro para el mantenimiento y las reparaciones de este nuevo desarrollo. El modelo de negocios de Agua y Drenaje sería inviable si esto no fuera así.

Sin embargo, ninguna de las compañías inmobiliarias vinculadas a Gerardo Garza González, el ex director general de Agua y Drenaje, realizó este pago de manera íntegra. No sólo eso, personas cercanas a la operación de la empresa paraestatal documentaron ante Código Magenta que Garza González utilizó dinero federal de programas de mejoramiento de infraestructura para beneficiar a sus desarrollos privados. Presupuesto que tendría que haber sido utilizado para evitar el drama de la sequía en Nuevo León.

Gerardo Garza González es socio, consejero, representante legal, accionista indirecto o tesorero en al menos cuatro compañías: Avance Espacios Inmobiliarios, SA de CV; Desarrolladora Proava, SA de CV; Inmobiliaria de Espacios Habitacionales y Comerciales, SA de CV; y Centro Urbanístico de Nuevo León.

Tres de estas cuatro empresas comparten el mismo domicilio fiscal en Tlalpan 404, Colonia Valle de Anáhuac, en San Nicolás de los Garza, Nuevo León. Esta casa particular es el centro de operaciones de un esquema de triangulación multimillonario.

Por ejemplo, Centro Urbanístico de Nuevo León, SA de CV registró ingresos por 1,403.8 millones de pesos en 2021. El accionista principal de esta compañía es Compas Concretos, otra firma que comparte domicilio en Tlalpan 404 y de la cual Gerardo Garza González es socio directo.

Este conglomerado de empresas fue responsable de desarrollar seis proyectos inmobiliarios que se beneficiaron de los privilegios otorgados por Gerardo Garza González en Agua y Drenaje:

  • Fraccionamiento Los Nogales en García, Nuevo León; que firmó el convenio de aportación 234/2014.
  • Fraccionamiento Mirador del Río en Juárez, Nuevo León; que firmó el convenio de aportación 097/2015.
  • Fraccionamiento Vistas del Seminario en Juárez, Nuevo León; que firmó el convenio de aportación 429/2015.
  • Fraccionamiento Mirador de San Antonio en Juárez Nuevo León; que firmó el convenio de aportación 173/2012.
  • Fraccionamiento Vistas del Carmen en El Carmen, Nuevo León; que firmó el convenio de aportación 283/2016.
  • Y el fraccionamiento Cerradas de Rinconada en Apodaca, Nuevo León; que firmó el convenio de aportación 415/2015.

Sin embargo, en realidad, la red de intereses de Gerardo Garza González trasciende a estos proyectos. A través de prestanombres, empresas con domicilios duplicados, accionistas en común y empresas subcontratadas el mapa de intereses del ex director de Agua y Drenaje alcanza al menos 14 compañías y 22 proyectos inmobiliarios.

En total, esto es lo que abarca obras de aportación que no fueron pagadas por 11 mil millones de pesos y el otorgamiento de factibilidades irregulares a medio millón de unidades habitacionales. Este es el resumen del gran escándalo financiero detrás de la sequía de Nuevo León.

Dentro de Agua y Drenaje de Monterrey, a Gerardo Garza González se le bautizó con el apodo de ‘Lord Factibilidades’. Hoy, el ex director de AyD, aparece como imputado en un proceso federal.

El entramado de corrupción se documentó en una solicitud de información realizada desde agosto de 2018. Hace casi cinco años. El reporte fue entregado directamente a Gerardo Garza González, pero se enviaron copias a la Auditoría Superior de la Federación, a la Secretaría de la Función Pública y al ex diputado local y actual gobernador de Nuevo León, Samuel García.

La Mafia del Agua sigue operando. Esta solicitud de información incluyó como probable responsable a quien era el entonces director de Ingeniería, Octavio Salinas, uno de los responsables de otorgar factibilidades. Hoy, Salinas es amigo y asesor del actual director de Agua y Drenaje de Monterrey, Juan Ignacio Barragán.

Pero esta red y estos negocios son apenas el principio. Gerardo Garza González tenía muchos socios influyentes.

Publicidad
Publicidad
Publicidad