25 de febrero 2024

3 de octubre 2023

Política

Expediente ‘Chapitos’: Los mensajes de Blinken

El Estado Profundo norteamericano ha enviado mensajes cada vez menos sutiles para expresar su descontento con la administración de Andrés Manuel López Obrador

Por Rodrigo Carbajal

COMPARTE ESTA HISTORIA

Un inusual operativo del Ejército en Badiraguato, un presunto mensaje del Cártel de Sinaloa difundido a través de once mantas y la reunión de seguridad bilateral más importante del sexenio de Andrés Manuel López Obrador. Tres eventos en una misma semana que responden a una presión común: la nueva ofensiva judicial del gobierno de Joe Biden en contra de la facción criminal de ‘Los Chapitos’.

El 5 de octubre, el presidente de México recibirá en Palacio Nacional a una delegación estadounidense de alto nivel encabezada por el secretario de estado, Antony Blinken, para hablar sobre el combate al tráfico de fentanilo. En la reunión también participarán el procurador general, Merrick Garland; el secretario de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas, el subsecretario de Estado para Asuntos Internacionales de Narcóticos, Todd Robinson; y el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols. La plana mayor del establishment de seguridad nacional y política exterior de la administración Biden.

El encuentro es un seguimiento a las cuatro reuniones que el presidente López Obrador sostuvo con Elizabeth Sherwood-Randall, asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, y con Lisa Monaco, la segunda funcionaria de mayor rango en el Departamento de Justicia. La desesperación de Washington por la falta de resultados del gobierno mexicano en términos de decomisos, detenciones y extradiciones se ha vuelto cada vez más evidente.

Sin embargo, el Estado Profundo norteamericano ha enviado mensajes cada vez menos sutiles para expresar su descontento con la administración de Andrés Manuel López Obrador.

Primer mensaje: el 20 de septiembre, el procurador general, Merrick Garland, dijo que el Departamento de Justicia solicitará la extradición de todos los hermanos de Ovidio Guzmán López. Iván Archivaldo Guzmán Salazar, Jesús Alfredo Guzmán Salazar, Joaquín Guzmán López y Ovidio Guzmán enfrentan cinco acusaciones federales en la Corte del Distrito Norte de Illinois, la Corte del Distrito Sur de Nueva York y la Corte de Columbia por narcotráfico, lavado de dinero, tráfico de armas y delincuencia organizada. Garland advirtió que la entrega de Ovidio Guzmán sería la primera de muchas extradiciones.

Segundo mensaje: el 26 de septiembre, la Oficina de Control de Activos en el extranjero del Departamento del Tesoro sancionó a diez operadores de ‘Los Chapitos’ vinculados al tráfico de fentanilo. Brian Nelson, subsecretario de Inteligencia Financiera, dijo que estas acciones representan un esfuerzo permanente contra las empresas criminales que amenazan la seguridad internacional. El comunicado oficial hizo un enérgico llamado a la Unidad de Inteligencia Financiera mexicana a colaborar en este sentido. De acuerdo a personas cercanas al asunto, Washington está molesto por la pasividad de la oficina de Pablo Gómez.

Tercer mensaje: The Washington Examiner reportó que la administración de Joe Biden llegó a un acuerdo con el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, para autorizar operaciones de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en contra de los cárteles mexicanos en territorio ecuatoriano. El magnicidio del 9 de agosto del candidato presidencial Fernando Villavicencio marcó un punto de inflexión. Las autoridades atribuyeron el crimen a un presunto miembro de una facción del Cártel de Sinaloa en ese país.

La política de intervención militar en Ecuador cuenta con apoyo del Partido Demócrata y del Partido Republicano. De hecho, esta medida fue destacada por el congresista republicano de Texas, Dan Crenshaw, el autor de una iniciativa que pretende expandir los poderes militares de la Casa Blanca para intervenir en México y que plantea la transferencia de México de la jurisdicción del Comando Norte del Ejército al Comando Sur. Crenshaw, quien dirige un grupo de trabajo de legisladores estadounidenses para cabildear cambios a la política de seguridad nacional enfocados en el combate a los cárteles, recibió al presidente Lasso en Washington. Crenshaw ha dicho que está interesado en tener un encuentro similar con el presidente López Obrador.

No obstante, el mensaje más significativo que Washington ha enviado al gobierno mexicano está inscrito en la acusación de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, en contra de Ovidio Guzmán López.

Cualquier negociación de la cumbre AMLO-Blinken está condicionada por una aseveración implícita en documentos judiciales de Estados Unidos: el sexenio de Andrés Manuel López Obrador ha sido el sexenio del crecimiento exponencial del tráfico de fentanilo.

La acusación del Departamento de Justicia señala que el crecimiento de la actividad criminal de ‘Los Chapitos’ se exacerbó a partir de 2019, producto de una combinación de dos factores: nuevas regulaciones del gobierno chino en contra de la exportación directa de fentanilo y la llegada al poder de López Obrador. El Departamento de Justicia refiere que, entre 2019 y 2021, el centro de operaciones de los hijos de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán fue el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Esto representa un comentario tangente sobre la gestión de dos importantes operadores de la coalición de la Cuarta Transformación: Omar García Harfuch, el ex secretario de Seguridad Pública de la capital y actual aspirante a la jefatura de gobierno; y Ricardo Peralta Saucedo, el ex administrador General de Aduanas y ex subsecretario de Gobernación que actualmente funge como uno de los operadores territoriales más importantes de Morena. Los fiscales estadounidenses hacen referencia de manera explícita a un comentario interceptado que habría hecho uno de los hijos del ‘Chapo’ Guzmán sobre “su contacto en aduanas”.

Los mensajes de Washington han tenido repercusiones importantes en la dinámica interna del Cártel de Sinaloa y en el aparato de seguridad del Estado mexicano: un operativo militar y un pacto criminal que serán analizados en el segundo capítulo de este análisis.

Pero, por ahora, ha quedado claro que, a menos de un año del proceso electoral de México y de Estados Unidos, la paciencia del Estado Profundo norteamericano se está desvaneciendo rápidamente.

Publicidad
Publicidad
Publicidad