FACEBOOK

VISTAS
21 de Julio del 2020

#YoQuéVoyASaber | Movilidad regia: En sentido contrario

La sultana del norte está pensada solo para quienes tienen carro... y los que tienen carro manejan horrible. En una semana, dos ciclistas murieron en accidentes viales, porque aquí transitar en otra cosa que no sea auto siempre es ir en sentido contrario.
Hace 6 años me mudé a Monterrey. Lo primero que notas cuando sales a la calle es que en esta ciudad no está diseñada ni para caminar, ni para andar en bici. La sultana del norte está pensada solo para quienes tienen carro... y los que tienen carro manejan horrible. No hay cultura vial ni sentido común ni respeto por nada ni nadie. Y no lo digo yo, lo dicen las cifras. La semana pasada dos ciclistas murieron en accidentes viales. Una en Monterrey y otra en San Pedro y como ya es costumbre algunos las culparon a ellas. A Karina Cárdenas la culparon de ir en sentido contrario en una avenida. ¿Pero saben quién va en sentido contrario? Nuevo León. A pesar de que las tendencias, estudios y lógica básica que evidencian que la dirección correcta es hacia una movilidad sustentable, en el estado le apuestan a los carros y al asfalto. De acuerdo con el Inegi, Nuevo León tiene 12 mil kilómetros dedicados a avenidas, carreteras y calles. ¿Saben cuántos peatones y ciclistas? 10 kilómetros. 10 miserables kilómetros que representan apenas el .08 por ciento de todo el diseño estructural para la movilidad. Karina tomó una mala decisión, pero la culpa no fue solo de ella. A Cristina Serna la culparon de invadir un carril. Les tengo noticias. El carril derecho, por el que va, es el indicado para que los ciclistas circulen. Está en el reglamento. Lo que no está en el reglamento es circular a exceso de velocidad en una avenida. Esto no en una autopista. Pero los que vivimos aquí sabemos que nadie respeta el límite de velocidad. No es sorpresa que Monterrey ocupe el primer lugar nacional en accidentes viales. Porque además, aquí todo el mundo quiere tener carro. Es como un signo de estatus. ¿No? Chéquense este dato: En el municipio de San Pedro Garza García hay más coches que residentes: 1.2 automotores por cada habitante. Y en todo el estado hay más de 2 millones de carros. 430 vehículos por cada mil habitantes. El promedio nacional es de 210 carros por cada mil habitantes. Es una cosa espantosa. La zona metropolitana de Monterrey no está diseñada para transitarla de ninguna otra manera que no sea auto o transporte público. Eso, además, violenta el artículo 4 de la Constitución de Nuevo León que establece el derecho a la movilidad. En diciembre de 2019, el Congreso del Estado aprobó una Ley de Movilidad en la que se determinó, entre otras cosas, que el transporte público debería ser sustentable. Y que los municipios darían prioridad a la infraestructura ciclista y peatonal Incluso a finales del año pasado, el gobernador del estado aseguró mirándonos a los ojos que el tema de la movilidad y la sustentabilidad sería privilegiado en el presupuesto del 2020. Spoiler: no pasó. Pero es que llegó la pandemia, justificarán algunos, eso cambia la distribución del presupuesto. Pues el caso es que hasta la OMS recomienda el uso de la bicicleta para moverse en grandes ciudades durante la pandemia, pues es el medio de transporte más seguro. Seguro, por supuesto, no estaban pensando en Nuevo León, porque en este lugar, moverse en otra cosa que no sea auto es ir en contra de todos.