FACEBOOK

VISTAS
05 de Junio del 2019

Las dos rubias de la Champions

En la #Champions el pasado domingo hubo dos rubias que saltaron al terreno. Una, como poca ropa. Otra, como narradora. ¿A quién crees que le aplaudieron más?
Una rubia irrumpió en el terreno de juego durante el partido de la Champions. No encontré críticas sobre su actuación. De hecho tuvo comentarios muy halagadores y en los siguientes 15 minutos a su intervención en el partido ganó más de 100 mil seguidores en Instagram. Una rubia, también irrumpió en la Champions. Lo hizo como la primera mujer de habla hispana en narrar una final de esta competición europea. Lo que dijeron de ella está lejísimos de haber sido halagador. La primera rubia es Kinsey Wolanski tiene 22 años. Sus mayores méritos son haber aparecido con poca ropa como Maxim y Sports Illustrated. No, no es deportista, pero se ve muy bien en traje de baño. También es novia de Vitaly Zdorovetskiy, creador del canal en YouTube al que Kinsey le hizo publicidad con su sugerente vestuario. De acuerdo Apex Marketing Group, la aparición de Kinsey en la cancha del Wanda Metropolitano de Madrid podría haberles dejado 4 millones en forma de propaganda gratis. Esta brillante pareja debe su éxito a videos de ellos en viajes alrededor del mundo y, sobre todo, de bromas pesadas, pranks y pseudo porno siempre al límite del baneo. La otra rubia es Marion Reimers, la primera hispanoparlante en narrar la competición europea. La primera sí, en 2019. Marion habla 4 idiomas, tiene una maestría en periodismo, estuvo nominada a un Emmy en la categoría Presentador Deportivo Sobresaliente. Tiene una ONG que se llama México Versus y que fue creada para combatir la discriminación de género. También ha cubierto Juegos Olímpicos, Panamericanos y Copas Mundiales… Pero lo que pareció importante para muchos cuando anunciaron que narraría el partido fue que su tono de voz no está padre. Que digo, para cómo estuvo la Champions que para el segundo 23 ya el juego estaba prácticamente acabado, ni el tono de Jorge Valdano lo hubiera hecho más interesante. En fin, las críticas para Marion fueron básicamente que es una pésima narradora –por que claro, quizá Andrés Vaca o Raúl Pérez lo hubieran hecho mejor- Ah, no, ya lo hicieron en el 2015 y Televisa tuvo solo 7.2 puntos de rating. Pero le dijeron de todo. Sangre pesada, que está en Fox de relleno, que si es una feminazi…bueno, hasta que odia al Cruz Azul (obvio porque todos lo amamos. Not) Kinsey saltó a un terreno lleno de hombres, enseñó lo que mejor tiene y consiguió aplausos y salió de la cancha con 2.5 millones de seguidores. Marion saltó a un terreno lleno de hombres, enseño lo que mejor tiene y solo consiguió ataques personales. Hoy la cuenta de Instagram de la modelo está cerrada. Ella dice que se la hackearon, pero otros aseguran que la UEFA está detrás de todo. Hoy, en Madrid, la periodista pasea por los jardines de Sabatini y conserva sus modestos 94 mil seguidores… pero detrás de todo eso, solo hay una cosa: ella.