FACEBOOK

VISTAS
12 de Junio del 2019

Jugar como niñas es algo bueno

En el Mundial Femenil de Francia está en juego más que un trofeo. Está en juego la reivindicación de que jugar como niñas es algo malo… porque solo hay que verlas romperse el alma en la cancha para saber que nada está más alejado de la verdad
En estos momentos en Francia, un puñado de aguerridas futbolistas que se rompen el alma (y a veces, literalmente hasta los dientes) en el Mundial Femenil 2019. Jugadoras de 24 selecciones participan en esta Copa decididas a brillar. Pero también a mostrar que jugar como niñas es algo bueno. via GIPHY Esta es apenas la octava edición de esta justa mundialista que le apuesta a la reivindicación, al empoderamiento y a romper con los prejuicios. Pero las jugadoras compiten por algo más que un trofeo. La lucha es contra la desigualdad. Las argentinas, por ejemplo, quieren poder usar un uniforme de mujer. Porque el año pasado, en la Copa América jugaron con las playeras que ya no usaban los hombres. Las españolas, pelean por por ser consideradas deportistas de élite y que se les reconozca sus triunfos. Porque en la sexta edición de la Copa de la Reina, el Barça celebró sin reina y sin dinero, a diferencia de la Copa del Rey, en la que el rey de España entrega el trofeo de un millón de euros. Sí, todas las jugadoras pelean por cosas sencillas. Las italianas por que gente como Fulvio Collovati desde de decir estupideces como que se le revuelve el estómago al escuchar a una mujer hablar de táctica futbolística. “Yo cuando escucho a una mujer, aunque sea la esposa de un futbolista -pero esta es mi opinión, eh- hablar de táctica (...) se me revuelve el estómago” Porque quizá el campeón del mundo de 1982 no tiene claro que LAS seleccionadas italianas hicieron algo que LOS seleccionados italianos no. Clasificar al Mundial. ¿Porque si se acuerdan que Italia no fue a la Copa del Mundo de Rusia? Parece que Fulvio no. via GIPHY Las estadounidenses pelean por que se les iguale las condiciones con las que compite la selección masculina: dinero, infraestructuras, planificación, alojamiento y demás. Porque a las seleccionadas se les paga menos que a los hombres a pesar de que el equipo femenino ha generado más beneficios, ha jugado y ganado más partidos y son tres veces campeonas del mundo. ¿Cuántos campeonatos tiene la varonil? Exacto. Ninguno. via GIPHY Y las gringas no se andan con juegos, tan en serio van, que en marzo presentaron una demanda formal en un juzgado de Los Angeles en la que acusan de discriminación a su Federación. Y parece que van ganando. Sí, el Mundial Femenil de Francia es sinónimo de lucha y revolución. Y nadie lo dice mejor que las alemanas, quienes por cierto han sido 8 veces campeonas de Europa y tienen una copa mundial. Rudas, ¿no? Y más rudas son en la cancha. Porque aquí no se ven Neymares rondando 7 kilómetros fingiendo una falta. No, en el Mundial Femenil no se ven esas cosas. Porque a ellas no las detiene que en 2017 Neymar haya sido firmado el Paris Saint-Germain por 36.8 millones de euros, dinero que equivale al sueldo de las 1,693 futbolistas de las siete principales ligas de mujeres del mundo. Ellas lo que quieren es jugar. Por que no son Neymar, son Aldana Cometti, la argentina a la que se le rompió un diente en el partido ante Japón y se levantó para seguir jugando. Son Alex Morgan, quien metió 5 goles ante Tailandia… y después consolando a las jugadoras del equipo rival. Son "Formiga" escribiendo su nombre en letras de oro al jugar en 7 mundiales. En Francia, estas mujeres llevan en los pies una revolución. Y lo que está en juego es mucho más que un trofeo. Jugar como niñas es algo muy bueno.