FACEBOOK

VISTAS
12 de Mayo del 2020

Discriminamos indiscriminadamente

En un país en el que discriminamos por todo, el hecho de que el presidente hable mal del personal del sector salud solo abona a que las agresiones contra ellos continúen, porque para muchos lo que AMLO dice cada mañana es la guía que define quiénes son buenos y quienes son malos.
En México discriminamos indiscriminadamente. Discriminamos por edad, por color de piel, por situación económica, por apariencia física, por religión, por preferencia sexual… Y ahora también por profesión, porque si trabajas en el sector salud eres considerado un foco de infección. Hace unos días un amigo compartió esta nota de un periódico local. Por supuesto las críticas llovieron. Cómo es posible que los médicos lo hayan dejado morir si su obligación es atender a todos… pero en medio de la indignación colectiva había un comentario distinto. “¿Sin equipo apropiado atenderías tú a un paciente?. ¿Sin hospital que lo reciba, subirías al paciente?. Esta nota en lugar de invitar a cuidarnos en la salud, incita a culpar a los médicos” Entre el 15 de marzo y el 24 de abril se reportaron al menos 44 ataques contra personal médico en México. Les aventaron cloro, les gritaron infectados, los golpearon, les dejaron mensajes ofensivos en redes sociales, les pusieron letreros en sus casas, los humillaron… Pero en general, hasta el 13 de abril la Conapred había recibido 97 quejas relacionadas con coronavirus desde el 19 de marzo, el 18% fueron denunciadas por trabajadores de unidades médicas. Y en medio de la crisis sanitaria y en un país en donde la discriminación es una práctica cotidiana que el presidente diga esto, es -por lo menos- irresponsable. "Como se decía antes de los médicos que solo buscaban enriquecerse y cuando llegaba el paciente lo primero que hacían era preguntarle ¿Qué tienes? – no pues es que me duele acá doctor – No, ¿qué tienes de bienes?" Las desafortunadas palabras de Andrés Manuel López Obrador solo contribuyen a que estos vergonzosos incidentes continúen. Por que para el poco más de 60% de la población que aprueba la gestión del mandatario, lo que él dice es la guía que dicta sus límites entre lo bueno y lo malo. Entre los que hacen bien y los que hacen mal. Y a estos hay que hacerles el fuchi guacala. Por eso, sus declaraciones del pasado 8 de mayo preocupan. Porque estamos en una crisis sanitaria, una crisis que debería unirnos, solidarizarnos, y porque además, el mandatario sabe las carencias con las que trabaja el personal médico. Sí, las que dejaron los neoliberales pero que no ha podido ser niveladas. Él mismo lo dijo: "Nos dejaron el sistema de salud en el suelo" Apenas en enero de este año, cuando el Covid19 no nos pasaba por la mente, AMLO prometió trabajar para qeu México pudiera tener un sistema de salud como Noruega. “Nosotros queremos crear un sistema de salud pública de primera y gratuito, porque la salud, como la educación no son privilegios, son derechos” Nadie espera que en pocos meses lo consiga, pero precisamente porque no lo ha conseguido es imprudente -por decirlo bonito- que diga que los médicos solo piensan en el dinero. De acuerdo con Mexicanos contra la corrupción, en al menos en 80 hospitales de nuestro país no hay protocolos para atender a pacientes sospechosos o positivos de Covid19. Los médicos van ahí, la las bravas, a como pueden a combatir la emergencia. Es por demás injusto que reciban ataques. Hasta el popular Hugo López Gatell lo reconoce: “Nos preocupa profundamente y nos indigna, que el personal de salud reciba ataques”. Sería interesante que el subsecretario no discriminara al presidente y le hiciera llegar más clara esa preocupación.