FACEBOOK

VISTAS
09 de Julio del 2019

Ariel: Amiga, date cuenta

Ni pelirroja ni negra, la verdad es que la sirenita, la de Disney, ni siquiera debería existir. Ariel es un “amiga date” cuenta todo el tiempo y el príncipe, un Justin Bieber cualquiera (sabemos que leyeron ese hilo)
Toda la semana pasada me chuté prácticamente tesis de por qué la sirenitas deben ser pelirrojas y no negras. La verdad es que creo que la sirenita, la de Disney, ni siquiera debería existir. Ariel es un “amiga date” cuenta todo el tiempo y el príncipe, un Justin Bieber cualquiera. via GIPHY La sirenita de Disney es una adaptación muy descafeinada de la siniestra novela de Hans Christian Andersen. Pero por eso es una adaptación, porque se permiten cambiar cosas. El asunto aquí es que las cosas que se cambiaron dejan a Ariel como una adolescente caprichosa que está dispuesta a todo por conseguirse a un príncipe que no duda en dejarla por la primera que le endulza el oído. via GIPHY Ariel le mostró a toda una generación de niñas que todo se vale para conseguir a un hombre. Que no importa si desobedeces a tus padres, que si te castigan puedes armar tremendo berrinche y huir. Que poner en riesgo tu vida y la de tus amigos, está bien si lo haces para conseguir a ese hombre, al que por cierto, tampoco importa si lo has visto una sola vez. La sirenita de Disney deja claro que la apariencia es suficiente para enamorarse perdidamente y que estar enamorado –a los 16– te da razones suficientes para hacer todo –literalmente todo- con tal de hacer que el otro sienta lo mismo por ti. via GIPHY Ariel cambió su especie, sacrificó su voz -su tesoro más valioso- y abandonó a su familia para que el príncipe le hiciera caso. La sirenita también nos mostró que las gordas son brujas y que las mujeres hacen cosas horribles para ganar el corazón de un hombre… porque al final de cuentas eso es lo único que importa. El príncipe ahí es la razón de todo. via GIPHY Ariel se vende a sí misma por él, lo persigue, lo acosa, se mete en su vida y desde el día que lo conoce se va a vivir con él. El príncipe por su parte, nunca se interesa en saber por qué Ariel no puede caminar o por qué no habla o por qué parecía completamente perdida cuando la encontró. A él lo que le importa es que es linda y pelirroja, así que está listo para quedarse con ella para siempre…. O hasta que Úrsula aparezca. Si de verdad quieren cuestionar la historia de la sirenita, creo que tiene una enorme lista de malos ejemplos que podrían ponerse en tela de juicio y que son mucho más complejos que su color de piel. Por que negra o pelirroja, el mensaje de la protagonista está lejos de ajustarse a una nueva generación de niñas que cuestionan por qué una princesa tiene que esperar al príncipe… Una nueva generación de niñas que no está dispuesta a recibir menos que nadie: Una nueva generación que comienza a tener nuevos modelos a seguir. Una nueva generación de niñas que no están dispuestas a ser como Ariel y que saben que calladitas no se ven más bonitas. via GIPHY