FACEBOOK

VISTAS
10 de Abril del 2019

Zapata, el héroe explotado

Emiliano Zapata es un ícono para las causas justas. Sin embargo el simbolismo que carga su imagen podría prestarse para la explotación de sus ideales, o incluso para hacer negocio
En pleno siglo XXI nadie cuestiona que Emiliano Zapata es un héroe de la revolución campesina en México. Incluso tras 100 años de su muerte, el gobierno de México definió el 2019 como el año para conmemorar a Emiliano Zapata. A lo largo de la historia de México, los ideales zapatistas han sido utilizados por distintos movimientos y partidos políticos para legitimar sus causas. Lázaro Cárdenas, el Movimiento Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) son algunos de ellos. Y se han servido de Zapata como fuente de inspiración para sus luchas. El primero en la lista, Lázaro Cárdenas, llegó al poder con el Partido Revolucionario Nacional (PNR), hoy el PRI, y fue el primer político en reivindicar la lucha de Zapata. Hizo cumplir la Constitución de 1917 con la primera reforma agraria en la historia del país. Con Cárdenas desaparecieron los grandes latifundios que caracterizaron al México del siglo XIX. Más de 15 años después de la muerte de Zapata, la justicia social por la que luchó comenzó a ser una realidad. Con el transcurso del tiempo la causa se descuidó hasta que en 1994 apareció el EZLN. La llama zapatista revivió en un México neoliberal donde se privilegió el crecimiento económico sobre atender a las causas sociales. Este grupo militar, que luego se convirtió en un movimiento político, luchó por la justicia para los grupos indígenas. Por último Morena, el partido en el poder, inspiró su movimiento de regeneración nacional en los principios de Zapata. No buscan la riqueza sino la justicia social y su valor más importante es la honradez. Emiliano Zapata es uno de los personajes históricos que sostiene la ideología del nuevo gobierno de izquierda. Y su conmemoración es tan importante que dentro de los festejos incluyeron un timbre postal, un boleto de la lotería nacional y un boleto de metro. Además de las ceremonias que el mismo presidente presidirá en honor al jefe revolucionario. La historia de México está ligada con el legado de Zapata. Es entendible que Zapata sea inspiración para los movimientos de izquierda en nuestro país. Incluso Francisco Pineda, autor de distintos títulos sobre Emiliano Zapata, opinó en entrevista con Aristegui Noticias que ya es parte del patrimonio cultural de México. Pero lo que Pineda calificó como indigno es el uso comercial que pretenden darle a su imagen. Esto después de que la descendencia del jefe revolucionario registró ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), la marca “Emiliano Zapata”. El bisnieto, Édgar Castro Zapata, dice que el registro no se buscó con fines lucrativos sino para regular que el uso del nombre sólo sea para fines sociales. Sin embargo la marca podrá comercializar productos y servicios como tequila, mezcal así como trajes y sombreros de charro, educación y entretenimiento. Han pasado 100 años desde la muerte de Emiliano Zapata y el jefe de la revolución campesina sigue muy presente en México. Sin embargo el que su nombre continúe vigente implica un desgaste en sus ideales y la explotación de su imagen. ¿Quién pagará los platos rotos?