FACEBOOK

VISTAS
05 de Septiembre del 2018

Cerati: No recuerdo despertar

El bip que mantenía vivo a Gustavo Cerati dejó de sonar hace 4 años. Con él, murió una de las figuras más influyentes de la música
El 4 de septiembre del 2014 Gustavo Cerati se desvaneció después de un concierto. Ese día, Roger Federer era el número uno del tenis mundial, hoy, el reloj suizo enfrenta las que podrían ser sus últimas horas en el deporte blanco. Ese 4 de septiembre de hace 4 años, Felipe Calderón anunciaba que no cambiaría su modelo contra el crimen organizado (aunque más de 22 mil mexicanos habían muerto víctimas de esa necedad) hoy, el país se alista para recibir una nueva estrategia de seguridad que promete rescatarnos de las ruinas. Luego del desmayo, Cerati fue llevado a un centro médico en Caracas. Hugo Chávez estaba vivo. Hoy, el chavismo enfrenta una severa crisis y Venezuela vive un éxodo desolador. Mientras Gustavo dormía, el mundo se preparaba para el Mundial de Futbol en Sudáfrica y todos (a escondidas algunos) cantábamos el “Waka, Waka”. Nada de eso supo el hombre del corazón delator quien había sido operado con poco éxito, y se mantenía en un coma inducido. Hubo rumores de que había muerto. El Clarín de Argentina tenía ya una portada lista que decía: "Gustavo Cerati (1959-2010) Gracias Totales". Luego de que se filtró en la red, el diario tuvo que salir a disculparse. Gustavo era un ser intermedio y las tragedias seguían. Días después de su desmayo, 43 estudiantes de la Escuela Rural de Ayotzinapa desaparecieron. Las versiones sobre lo que sucedió y las verdades históricas del gobierno han dejado una enorme mancha en el sexenio que termina. Y la desolación que da la incertidumbre es lo único que sigue vivo. Cerati seguía en otro lugar. Solo un bip y la determinación de su familia lo mantenían en la línea entre este mundo y el otro. En una declaración su exesposa, Cecilia Amenábar, había dicho que el exvocalista fumaba 40 cigarrillos diarios. Hoy sabemos que son las colillas de cigarro –y no los popotes- lo que más contamina el mar. Durante los más de cuatro años que Cerati permaneció sabrá-Dios-dónde (porque el limbo fue desaparecido por los teólogos hace tiempo), el mundo no mejoró… ¿Y qué tal durante los 4 años que han pasado desde que su bip dejó de sonar?