22 de febrero 2021

Tecnología

¿Quién le teme a Mark Zuckerberg?

Alrededor del mundo, cada vez son más las figuras políticas que exigen regular -por distintas razones- a compañías como Facebook, Google y Twitter. Pero los gigantes de la tecnología no se dejarán domar tan fácilmente.

Por Bernhard Buntru

COMPARTE ESTA HISTORIA

El fin de la era Trump también marcó el fin de otra era: la era en la los gigantes de la tecnología hacían lo que querían y todo mundo les aplaudía. Hoy, el sentimiento popular ya no está del lado de compañías como Facebook, Google y Twitter. Y los gobiernos del mundo lo saben muy bien. 

Este 25 de marzo será un día histórico: los CEOs de Facebook, Google y Twitter tendrán que comparecer ante legisladores del Congreso estadounidense, deseos de exhibir a estos poderosos magnates. ¿El motivo? De acuerdo con los congresistas demócratas que encabezan el comité de Energía y Comercio, la audiencia tendrá como propósito “que las plataformas digitales rindan cuentas sobre el incremento de la desinformación”. 

Y aunque no es la primera vez que Zuckerberg, Pichai o Dorsey tengan que meterse a la boca del lobo para ser cuestionados, esta sí será su primera comparecencia ante representantes de un nuevo gobierno que ya amenazó con tomar una postura mucho más firme frente al enorme poder que concentran estas compañías. 

Y si bien los titanes tecnológicos han logrado formar un frente común en cuestiones antimonopolio, en el tema de las fake news y la libertad de expresión, las fracturas entre ellos son evidentes. 

Como ejemplo, lo sucedido apenas la semana pasada en Australia, en donde una nueva ley obligaría a Facebook y a Google a compartir sus ingresos en publicidad con las empresas de medios que producen gran cantidad del contenido que circula en sus plataformas – y que les genera enormes ganancias a las compañías tecnológicas. 

Mientras que Google no quiso poner su modelo de negocios en riesgo y llegó a un acuerdo con algunas compañías de medios australianas para poder seguir mostrando sus noticias en los resultados de búsqueda, Facebook se rebeló y de manera inesperada decidió bloquear cualquier contenido noticioso de su plataforma en Australia. 

Y la tendencia regulatoria es mundial. En Europa, el brazo ejecutivo de la Unión Europea no ha escatimado esfuerzos para hacerle frente a Google y a Facebook. Desde hace años, legisladores europeos han venido trabajando un enorme marco regulatorio para limitar el poder económico y político de estas empresas estadounidenses. 

En México, el discurso oficial en torno a estas compañías también ha cambiado. Y con él, las actitudes del público.

De acuerdo con expertos, estos nuevos desarrollos definirán el rumbo de uno de los debates más difíciles de nuestra época: ¿Bajo qué reglas deberán operar las plataformas tecnológicas y -sobre todo- quién será el encargado de hacer valer esas reglas, las propias empresas o los gobiernos de cada país donde operan?

Para los titanes de las redes y la información, el mundo entero es el campo de batalla. Cada nueva regulación deberá ser combatida al máximo. Y es que cada desarrollo político para someter a las empresas -como el de Australia- podría servir como una inspiración para otro país. 

Mientras tanto, acostúmbrate a que cada vez más políticos salgan a declararle la guerra a Mark Zuckerberg y a sus colegas tecnológicos. Ya sea por genuina preocupación, por sacar raja política. ¿O por qué nos los dos?

Realmente, solo era cuestión de tiempo. 

Publicidad
Publicidad
Publicidad