2 de diciembre 2020

Tecnología

Facebook quiere sacarle dinero a WhatsApp

Con más de dos mil millones de usuarios alrededor del mundo, WhatsApp es una mina de oro… y Facebook está buscando la mejor forma de explotarla.

Por Bernhard Buntru

COMPARTE ESTA HISTORIA

Sea lo que sea que suceda con WhatsApp, los cambios a los que sea sometido próximamente podrían definir la dirección que tomará el internet en el futuro.

Y es que Facebook, la compañía dueña del servicio de mensajería instantánea, busca finalmente monetizar uno de los productos digitales más populares del mundo. (Y no, no significa que tendrás que copiar y pegar un mensaje y reenviárselo a todos tus contactos).

Con más de dos mil millones de usuarios, WhatsApp le genera muy pocas ganancias financieras a Facebook. ¿La razón? WhatsApp es mayormente una aplicación de comunicación personal. Pero, según reporta Shira Ovide, editora de tecnología de The New York Times, esto podría cambiar muy pronto.

De acuerdo con Ovide, Facebook está intentando usar su bien conocido manual de estrategia por reconstruir WhatsApp y convertido en “una manera inescapable” para que los comercios interactúen con los usuarios.

Si Facebook logra encontrar una forma, advierte, WhatsApp podría cambiar -para siempre- la manera en la que compramos y utilizamos el internet, justo como sucedió con la red social Facebook, así como con Instagram. De la contrario, la empresa californiana tendrá que asumir un fracaso colosal. Pero si sí dan en el clavo, el resultado podría definir tendencias importantes para nuestras vidas digitales y determinar cuáles negocios sobreviven y cuáles no.

El modelo de tres pasos de Facebook, ¿obsoleto?

Para entender a WhatsApp, escribe la experta en tecnología, primero necesita uno conocer el manual de tres pasos de Facebook y por qué pareciera que está dejando de funcionar.

Primero, Facebook crea un buen espacio para que las personas interactúen entre sí. Ese era el fin original de la red social Facebook, pero luego adquirió otros productos como Instagram y WhatsApp.

Una vez que la gente está cómoda y acostumbrada al producto, Facebook empieza a permitir que los comercios accedan a espacios dentro de estas plataformas. Quizá les permita vender productos como zapatos deportivos o ropa. Ese es el segundo paso.

¿Y el tercero? Una vez que ambas partes experimentan las mieles del comercio a través de redes sociales, Facebook encuentra las maneras para que estos comercios paguen para tener alcance entre el público. “Ese es el boleto a la riqueza”, señala Ovide.

En cuanto a Facebook e Instagram, los comercios le pagan a la compañía madre al comprar espacios publicitarios. Pero Facebook ya decidió que los anuncios quizá no son la mejor opción para WhatsApp. Y aquí es donde se topan con una pared: porque todavía no saben exactamente qué hacer.

La empresa de Mark Zuckerberg ya cumplió los dos primeros pasos con WhatsApp, pues no solo es la aplicación de mensajería personal más utilizada en el mundo, sino que los comercios ya están usando la herramienta para recibir pedidos o brindarle atención al cliente. ¿El gran problema? Facebook todavía no ha podido perfeccionar estos hábitos, refinarlos y propagarlos, algo que pudo hacer (y bastante bien) con la redes sociales Facebook e Instagram.

De lograrlo, en un futuro no muy lejano podríamos comprar boletos de avión, pedir comida o agendar citas en el sistema público de salud, todo por WhatsApp.

¿Te parece descabellado? Solo pregúntale a cualquier persona que haya estado en China cómo funciona WeChat. Ese -o algo similar- podría ser el futuro de nuestro internet.

Publicidad
Publicidad
Publicidad