10 de diciembre 2020

Tecnología

EU vs Facebook: el juicio antimonopolio del siglo

La ofensiva del gobierno estadounidense para obligar a Facebook a deshacerse de WhatsApp y de Instagram definirá el rumbo que tomará la industria de la tecnología en las próximas décadas.

Por Bernhard Buntru

COMPARTE ESTA HISTORIA

Hay veces que la intención de separar el poder económico del poder político se queda en el mero discurso. Pero hay otras en las que el discurso se vuelve realidad.

Descrito por los medios en Estados Unidos como el caso antimonopolio más importante del siglo, la ofensiva del gobierno federal y de 46 estados de la Unión Americana para obligar a Facebook a deshacerse de WhatsApp y de Instagram -y de esta manera limitar su poder monopólico- es histórica por tres razones.

Una, porque es icónica. Así como sucedió a principios del siglo 20 con gigantes como Standard Oil -empresa que monopolizaba la producción petrolera en Estados Unidos y que fue dividida en 35 compañías distintas-, el caso contra Facebook es un aviso para todos los gigantes de la tecnología, quienes en la última década han aprovechado la falta de regulación para ejercer su enorme poder y aplastar a la competencia. Lo cual, argumentan los reguladores en Estados Unidos- se ha traducido en un freno a la innovación, en el control de los mercados y finalmente, en una afectación a los consumidores. 

¿La segunda? Porque sorpresivamente existe un consenso entre ambos demócratas y republicanos de que los cuatro gigantes tecnológicos  -y en particular Facebook- se están volviendo demasiado poderosos para la economía y la democracia del país. Esto significa que la empresa de Mark Zuckerberg tendrá que enfrentarse no solo a una facción política o a un ente regulador, sino a todo el poder del Estado.

Y por último, la tercera razón: porque existe un interés público generalizado. A diferencia del caso antimonopolio de 1998 contra Microsoft, que a pesar de su trascendencia no despertó demasiado interés más allá de los círculos especializados, hoy miles de millones de personas alrededor del mundo dependen al menos de uno de los tres productos de Facebook para comunicarse, trabajar y mucho más. 

Por todo eso, el caso antimonopolio contra Facebook definirá la manera en la que se desarrollará la industria tecnológica en Estados Unidos en las próximas décadas. 

Por lo pronto, es importante señalar que este caso va para largo y que Mark Zuckerberg, el quinto hombre más rico del mundo, no es alguien que esté acostumbrado a perder.

Publicidad
Publicidad
Publicidad