FACEBOOK

VISTAS
07 de Febrero del 2020

Apps 'anti-inmigrantes'

Si eres inmigrante en EU, tus apps de juegos, clima, compras y más, podrían meterte en problemas, revela The Wall Street Journal.
Si eres inmigrante en Estados Unidos, tus aplicaciones móviles podrían traerte problemas. Y es que el gobierno de Donald Trump compró acceso a una base de datos comercial que traza los movimientos de millones de teléfonos celulares en Estados Unidos y la está usando para cuestiones de inmigración y control fronterizo. Esto, de acuerdo con fuentes confidenciales conocedoras del tema, así como documentos examinados por The Wall Street Journal (WSJ). La información de ubicación es obtenida de apps móviles ordinarias; por ejemplo, de juegos, clima y compras en línea a las cuales el usuario les ha otorgado permiso para acceder a la ubicación del teléfono, indicó el diario neoyorquino. Según las fuentes, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés)) ha utilizado la información para detectar a inmigrantes indocumentados y otros que pudieran estar ingresando a los Estados Unidos de manera irregular. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), una subdivisión de DHS, ha usado los datos para ayudar a identificar inmigrantes que luego habían sido arrestados, dijeron. En tanto, La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), otra agencia bajo la DHS, usa la información para detectar actividad celular en sitios inusuales, como áreas remotas del desierto en la frontera con México. Hasta ahora no se conocía el uso de este tipo de información por parte del gobierno federal en operativos de esta naturaleza. Amenaza que crece Expertos citados por el WSJ apuntan que la información equivale a uno de los “tesoros de información no procesada” más grandes jamás utilizados por las autoridades de los Estados Unidos, y que su uso parece estar “en terreno legal firme” dado que el gobierno compra el acceso de un proveedor comercial, como cualquier otra compañía podría hacerlo, aunque su uso aún no ha sido probado en una corte. “Esta es una situación clásica en la cual el monitoreo comercial invasivo en el sector privado ahora se está filtrando directamente al gobierno”, dijo Alan Butler, consejero general del Centro de Información de Privacidad Electrónica, una organización que promueve leyes de privacidad más estrictas. De acuerdo con contratos federales de egresos, una división de DHS que diseña “productos experimentales” comenzó a comprar datos de ubicación en 2017 de Venntel Inc., una pequeña compañía que comparte varios ejecutivos y patentes con Gravy Analytics, uno de los principales jugadores en el mundo de la publicidad móvil. En 2018, ICE gastó 190,000 dólares en licencias de Venntel. El pasado septiembre, CBP desembolsó 1.1 millones de dólares en licencias para tres tipos de software, incluyendo suscripciones de Venntel para datos de ubicación. El Departamento de Seguridad Nacional y sus divisiones admitieron haber comprado acceso a la información, pero rechazaron dar detalles sobre sus usos operacionales. Personas cercanas a estas actividades, a quienes el WSJ hace referencia, indicaron que estos datos se usan para generar pistas sobre posibles cruces fronterizos ilegales y para detectar o seguir a grupos de migrantes. CBP señaló que tiene protecciones de privacidad y limitantes en cómo utilizan la información de ubicación. La agencia indicó que solo accede a una pequeña parte de la información de ubicación y que los datos que sí usa son anonimizados, para proteger la privacidad de los estadounidenses.