FACEBOOK

VISTAS
02 de Agosto del 2019

Facebook quiere leer tu mente. En serio

¿Estamos listos para las consecuencias?
En febrero de 2017, Facebook anunció que buscaba crear una banda para la cabeza que le permitiría a una persona teclear a una velocidad de 100 palabras por minuto, tan solo utilizando el pensamiento. Ahora, poco después de dos años, el gigante de las redes sociales reveló que ha estado financiado investigación en universidades usando voluntarios humanos. Dicha investigación fue descrita en un estudio científico de la Universidad de California en Francisco (UCSF), y que fue publicado recientemente. En él, los investigadores revelan que han estado desarrollando “descifradores del habla” que, al analizar las señales cerebrales de una persona, son capaces de determinar lo que esta quiere decir. Según refiere MIT Technology Review, el estudio es importante porque podría ayudar a entender si es posible crear un dispositivo portátil de control cerebral, además de que sirve como ejemplo de un intento por parte de un gigante de la tecnología para obtener información directamente de la mente de las personas. Para algunos neurocientíficos, afirma el medio, eso significa que necesitaremos algunas reglas -y rápido- sobre cómo la información cerebral es recolectada, almacenada y utilizada. En el reporte publicado el 30 de julio en la revista científica Nature Communications, los investigadores de la Universidad de California en San Francisco, liderados por el neurocientífico Edward Chang, utilizaron láminas de electrodos que fueron puestas directamente en los cerebros de los voluntarios. Los científicos pudieron escuchar en tiempo real cómo tres sujetos escuchaban preguntas leídas de una lista y luego daban respuestas sencillas. Una pregunta fue “Del 0 al 10, ¿cuánto dolor tienes?” El sistema pudo detectar ambas la pregunta y la respuesta de 0 a 10 mucho mejor que el azar. Otra pregunta fue qué instrumento musical preferían. Los voluntarios podían responder “piano” o “violín”. Cabe recalcar que los voluntarios eran pacientes de cirugía cerebral a causa de la epilepsia. Facebook responde El gigante de Mountain View dice que el proyecto de investigación va a continuar y que por el momento está financiando estos esfuerzos en la UCSF con el objetivo de restaurar la capacidad de comunicación para personas con problemas del habla. Eventualmente, Facebook busca diseñar un dispositivo utilizable que le permita al usuario controlar música o interactuar en realidad virtual usando solo sus pensamientos. Con el mismo propósito, Facebook también está financiando iniciativas que trabajan con sistemas para escuchar al cerebro desde fuera del cráneo por medio de fibras ópticas o láseres que miden los cambios en los flujos sanguíneos, algo similar a una máquina de resonancia magnética (MRI). Dichos patrones de flujo sanguíneo representan solo una pequeña parte de lo que sucede en el cerebro pero podrían ser suficientes para distinguir entre un número limitado de comandos. “Tener la posibilidad de reconocer aunque sea un puñado de comandos imaginables, como “casa”, “seleccionar” y “borrar”, nos proveería de nuevas formas para interactuar con los sistemas de Realidad Virtual que existen hoy - así como con los lentes de Realidad Aumentada de mañana”, escribió Facebook en una publicación dentro de su plataforma. Facebook tiene planes para hacer una demostración de un sistema portátil prototipo para finales de año, aunque no especifica qué capacidades podría tener, o cómo leería el cerebro. ¿Y la privacidad? La investigación científica enfocada en interfaces computacionales y el cerebro ha tomado vuelo a la par que las grandes compañías de tecnología han empezado a invertir. El 16 de julio, Nauralink, una compañía de “interfaces cerebrales” fundada por el creador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, anunció que esperaba poder implantar electrodos en los cerebros de pacientes voluntarios con parálisis, dentro de dos años. Sin embargo, puntualiza MIT Technology Review, el público tiene muchas razones para dudar sobre si se puede confiar en las compañías de tecnología para que echen un vistazo en sus cerebros. El mes pasado, por ejemplo, Facebook recibió en Estados Unidos una multa histórica de 5 mil millones de dólares por engañar a sus usuarios sobre los usos de su información personal. “Para mí, el cerebro es el único lugar para la libertad de pensamiento, de fantasías, y de protesta”, le dijo al medio Nita Farahany, profesora de la Universidad de Duke especializada en neuroética. “Estamos cerca de cruzar la línea final de la privacidad en la ausencia de cualquier tipo de protección”. Facebook enfatiza que toda la información cerebral recolectada en la UCSF se quedará en la universidad, pero que empleados de Facebook pueden acudir al sitio para estudiarla. No se conoce cuánto dinero Facebook le está dando a la universidad o si los voluntarios conocen acerca del involucramiento de la compañía en dicha investigación.