FACEBOOK

VISTAS
26 de Febrero del 2019

¿Yalitza ganó o no ganó?

La influencia de Yalitza supera los premios Óscar. Las fibras sensibles que tocó en su paso por Hollywood van desde la ruptura de los estereotipos hasta el olvido que sufren las trabajadoras domésticas
Yalitza no ganó un Oscar, pero Roma le dio otros triunfos. El foco mediático de la cinta de Cuarón le dio una victoria a las empleadas domésticas en México al visibilizar el rezago laboral en el que se encuentran. Las voces de Cuarón y Yalitza coinciden con una agenda política que insiste en reconocer el trabajo doméstico. A finales de enero, el Instituto Mexicano del Seguro Social presentó un programa piloto para dar seguridad social y prestaciones a las trabajadoras del hogar. También durante la entrega de los premios Oscar se reconoció la lucha de las trabajadoras domésticas en el discurso de Diego Luna y el chef José Andrés, quienes hicieron referencia a las “mujeres invisibles que mueven a la humanidad”. Yalitza, desde el personaje de Cleo, logró empujar la agenda política de México para atender a un grupo vulnerable. El efecto de los Oscar impulsó en México el reconocimiento del convenio 189 de la Organización Internacional del trabajo, para respetar los derechos de las trabajadoras domésticas. Pero Yalitza también ganó otra cosa. Evidenció que el trabajo doméstico es una profesión que soporta racismo, clasismo y que sólo se queda con las sobras. Yalitza también hizo ver de frente al racismo y la discriminación que sufren los pueblos indígenas de México. Cuarón colocó en el centro de atención a una mujer indígena que se enfrentó con los estereotipos de la sociedad moderna. Yalitza ganó al cimbrar los estándares de belleza y los ideales de Hollywood. Su aparición en la revista Vogue y otros medios rompió con el estigma de que las mujeres indígenas no pueden triunfar. Yalitza es la primera mujer indígena y segunda mujer mexicana en ser nominada como mejor actriz al premio Óscar. La actriz se apropió de los reflectores y puso en alto la diversidad cultural de México. Reivindicó la identidad de los pueblos indígenas al llevarlos consigo a cada rincón, en sus prendas, en su discurso, y principalmente de sentirse orgullosa de sus orígenes.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

El telar que hizo mi abuelita (San Miguel Copala, Putla), y que mi hermana lo convirtio en bufanda 😋😂 pero se lo quite por que me gustó

Una publicación compartida por Yalitza Aparicio Martínez (@yalitzaapariciomtz) el

Además, también ha servido de inspiración para muchos. Dice que el triunfo y el éxito es para todos e insiste en que el trabajo duro es el camino para alcanzar los sueños. Para muchos eso representa, un sueño hecho realidad. Yalitza se convirtió en un símbolo nacional. En la cara de la diversidad para México y el mundo, en la lucha de los pueblos indígenas, en el olvido de las empleadas domésticas, en el quiebre de los estereotipos, y en la inspiración para conseguir los sueños. Y ahora qué opinas, ¿Yalitza ganó o no ganó?