FACEBOOK

VISTAS
12 de Septiembre del 2019

El Topo Chico se pone pesado

Andy Ruiz Jr. se metió al sitio más recóndito del que alguna vez fue uno de los centros penitenciarios más peligrosos de América Latina.
Cada año se celebra en uno de los tres penales de Nuevo León el Torneo Intercarcelario de box y este año tenía que ser en uno en particular: el penal de Topo Chico. Debía llevarse a cabo ahí porque en dos semanas el mítico penal dejará de existir. El Topo Chico, por 76 años escenario de innumerables historias y hogar de incontables almas, ya no será más. Para solidificar su historia como uno de los centros penitenciarios más legendarios de América Latina, el Topo Chico tuvo a un testigo de peso completo: Andy Ruiz Jr., primer campeón mundial mexicano de boxeo en la categoría de peso pesado. Ruiz Jr., quien sorprendió al mundo en junio pasado al derrotar al británico Anthony Joshua, también asombró a los poco más de dos mil internos que todavía habitan en el penal. “Quiero decir unas palabras, porque yo también estaba en ese momento, también ahí donde ustedes están. Pero cambié”, les dijo mientras caminaba en círculos sobre el ring. “(Pero) entrenaba duro. Tenía ese sueño”, remató. Y tras la primera pelea del torneo, que este año llevó al nombre de “Guantes por la Paz”, el campeón mundial se dirigió a las celdas. Ahí, saludó a los internos que no pudieron presenciar la pelea a nivel cancha y se tomó fotografías con quien se le pusiera enfrente. Mientras tanto, Eduardo Guerrero Durán, asesor penitenciario y encargado de la reestructuración de los penales en Nuevo León, despidió al Topo. “Vamos a decirle dentro de dos semanas adiós al Topo Chico, ¡fuera Topo Chico!” exclamó. “Ya no queremos los 49 muertos y las malas noticias. Vamos a hacer las cosas correctas porque Nuevo León y la gente sabe hacer las cosas correctas”.