FACEBOOK

VISTAS
03 de Octubre del 2019

Plácido Domingo con su carrera en riesgo

Las múltiples acusaciones de acoso sexual están acabando con la carrera de Plácido Domingo. El tenor español renunció al puesto como director de la Ópera de Los Ángeles.
Plácido Domingo está lejos de estar tranquilo... de sentirse ‘plácido’. Las múltiples acusaciones de acoso sexual están acabando con su carrera. El tenor español renunció como director de la Ópera de Los Ángeles. Públicamente declaró que se separa del cargo para continuar limpiando su nombre, y además para no afectar a la institución artística. En agosto, 9 mujeres denunciaron incidentes de acoso sexual por parte de Domingo, estas sucedieron desde la década de los 80. Después, en septiembre, 11 mujeres más se sumaron a la lista de denuncia e hicieron públicas sus quejas sobre la conducta sexual indebida del cantante español. A raíz de eso las cosas comenzaron a empeorar para Plácido, que estaba en la cumbre. La Orquesta de Philadelphia y las óperas de San Francisco y Dallas cancelaron sus presentaciones con él. En el caso de su presentación estelar en el estreno de la temporada de Macbeth con la Ópera Metropolitana de Nueva York, el artista se adelantó a cancelar su participación. Y tarde que temprano, su renuncia al trabajo de ensueño que ostentaba. “Las recientes acusaciones formuladas contra mí han creado una atmósfera que compromete mi capacidad de servir a esta compañía que tanto amo”, dijo a la prensa. Aún no sabemos sobre investigaciones frente a autoridades ministeriales. Lo que sí se sabe es que la Ópera de Los Ángeles (a la que renunció) había contratado asesoría externa para realizar una investigación. También lo investiga el American Guild of Musical Artists, que es el gremio que representa a varios trabajadores del mundo de la ópera. Plácido Domingo niega los señalamientos, y lo único que ha dicho al respecto es que las acusaciones fueron “en muchas formas, simplemente incorrectas”. Sí es o no culpable, sólo el tiempo y las investigaciones lo confirmarán. Pero lo que es un hecho es que el poder de la denuncia colectiva logró desencajarlo de su privilegiado puesto, ahora está enfrentando el escrutinio de sus acciones.