FACEBOOK

VISTAS
28 de Enero del 2019

Netflix ya es el cine

Netflix pasó de ser un servicio de streaming a una de las productoras con más nominaciones en los Oscar. Esto lo pone un paso más cerca de convertirse en una compañía cinematográfica
El legendario Steven Spielberg habla de Netflix, a quien él considera un peligro para el cine. Pero lamentamos darle una noticia al buen Steven: Netflix ya es el cine.

Y es que el mismo año que su Jurassic Park estaba ganando tres Oscar, dos jóvenes empresarios de Los Gatos, California, exploraban un novedoso negocio:

Uno donde los usuarios podían pagar una suscripción de entre 16 y 20 dólares al mes para recibir –por correo postal- DVD que podían conservar durante largas temporadas.

26 años después, esa pequeña empresa está nominada a 15 premios Oscar, 10 solo por Roma.

Netflix ha dejado de ser solo una reproductora de películas, para ser, de hecho una productora. Y una de las grandes...

Tan solo en 2017 gastó más de 8 mil millones en sus producciones originales, y en 2018 estrenaron más de 80 películas de producción propia.

Y según los analistas, este año la plataforma podría gastar hasta 15 mil millones de dólares en producciones, más que todos los grandes estudios de Hollywood juntos.

Netflix, además, se acaba de convertir en el primer servicio de streaming en pertenecer a la MPAA, la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos.

Con este movimiento, la plataforma deja de ser una amenaza para la industria del cine.

Porque al unirse a la MPAA, Netflix abandona la Internet Association, el grupo comercial representado por Google, Amazon y Facebook, del que ha formado parte desde 2013, y deja claro que su objetivo es, básicamente, convertirse en una compañía cinematográfica.

Y no solo eso, de acuerdo a un reporte de Los Angeles Times, el año pasado Netflix buscó comprar la cadena de cines Landmark Theatres y aunque no concretó nada, no es que Netflix estuviera interesada específicamente en Landmark, sino en adquirir un espacio propio para exhibir sus películas, según Variety.

Si lo consigue, podrá decir adiós a las polémicas de distribución, como la que sucedió con Roma cuando las cadenas de cine argumentaron que no podían exhibir la película en sus salas porque requieren un periodo durante el cual no estén disponibles en otras plataformas o canales.

Con sus propias películas y en sus propias salas, Netflix dejaría a todos los demás en la era de los dinosaurios...