FACEBOOK

VISTAS
23 de Octubre del 2018

Migrantes, nos meten en Honduras

La caravana migrante ha puesto a los mexicanos en una confrontación entre los que están a favor y los que están en contra de recibir a los hondureños que buscan llegar a Estados Unidos. ¿Y Donald Trump qué dice al respecto?
La caravana migrante no solo rompió el cerco que divide a Guatemala de México, también derribó la idea de que en nuestro país entendemos el problema de la migración mejor que en Estados Unidos. Pero esta es la prueba de que no lo entendemos. Los miles de hondureños que buscan cruzar México para llegar a Estados Unidos, nos tienen confrontados, por un lado están los que piden abrir las fronteras. Un sector de la sociedad mexicana reclama el libre acceso a los migrantes bajo el argumento de los derechos humanos. Bajo las etiquetas #TomosSomosMigrantes #NadieEsIlegal #NoSeamosTrump exigen empatía con el éxodo de hondureños que huyen de su país en busca de una mejor vida Sin embargo, técnicamente México no ha cerrado su frontera sur. Lo que ha hecho es pedir a los integrantes de la caravana que cumplan con las reglas migratorias que tiene el país. Pero estas reglas no son muy amigables para aquellos que huyen de la violencia y la pobreza. Basicamente los migrantes tienen dos opciones: continuar su viaje sin documentos que acrediten su estancia legal en el país o pedir asilo como refugiados. Si eligen lo segundo podrían permanecer retenidos en el Instituto Nacional de Migración (INM) hasta 45 días mientras se procesa y resuelve si se les reconoce la condición de refugiado. Desde el viernes hasta el domingo, mil 028 personas solicitaron asilo. Por otro lado, están quienes dicen que México no está para recibir a nadie y uno de sus argumentos es que nuestro país tiene sus propios problemas y no está para ayudar a nadie. Pero aquí hay un detalle. Honduras está peor que México. Sí, aunque nos parezca difícil de creer... En 2014, Honduras fue catalogado como el lugar más violento del mundo -sin contar los países que están en guerra como tal-. Su capital, San Pedro Sula, registró una tasa de 142 homicidios por cada 100 mil habitantes. Para darnos una idea de lo grave que es esto, el año pasado, Guerrero, uno de los estados más violentos de México registró una tasa récord de 64.2 homicidios por cada 100 mil habitantes. ¿Y qué tal de pobreza? En el país centroamericano el 68% de sus 9 millones de habitantes vive en condiciones de pobreza. En México, según datos del Coneval, el 43.6% de la población es pobre. A todo eso hay que agregarle a las maras y pandillas, particularmente la Mara Salvatrucha (MS13) y la pandilla Barrio 18. Dos organizaciones que viven del crimen y la extorsión. Sí, México no es el paraíso… pero para ellos al menos no es el infierno. Pero mientras nos enfrentamos en estas dos posturas, hay algo innegable… El flujo de migrantes centroamericanos a México no es nuevo. Según el Censo del 2000, en México había 41 mil 394 Centroamericanos, la mitad eran guatemaltecos, hondureños y nicaragüenses. Para el 2014, la encuesta sobre migración en la frontera sur de México reveló que el 99% de los migrantes centroamericanos permanecían en México menos de un mes, pues su fin  era llegar a la frontera con los Estados Unidos. Pero ese mismo año, el gobierno de Enrique Peña Nieto implementó el plan "Frontera Segura" y la detención de migrantes pasó de 119,714 a 179,618 centroamericanos detenidos. Es decir que México ha sido el muro de Trump desde hace mucho. Un muro de más de 3 mil kilómetros. Finalmente, parece que ni entendemos el problema ni somos mejor que Estados Unidos.

Y por cierto ¿Qué dice Trump de todo esto?

El mandatario calificó esta caravana de emergencia nacional, alertó al Ejército y anunció que comenzará a reducir la ayuda que Honduras, Guatemala y El Salvador reciben de Estados Unidos. Pero hay algo que dijo Trump que vuelve todo muy sospechoso… "Las caravanas son una desgracia para el Partido Demócrata. ¡Cambien las leyes de inmigración AHORA!" Sí, esta caravana no podía encontrar mejor momento para Trump que este. El 6 de noviembre Estados Unidos tendrá elecciones legislativas, las cuales determinarán si los republicanos pueden mantener su control del Senado y en la Cámara de Representantes. Y la imagen de cientos de migrantes siendo deportados para garantizar la seguridad de Estados son votos seguros para el partido en el poder.