FACEBOOK

VISTAS
21 de Mayo del 2020

México, ¿el espejo de Chile?

En Chile salieron a protestar porque la crisis tras el aislamiento es tan fuerte que no tienen ni trabajo ni comida para sobrevivir la cuarentena... y eso nos hace preguntarnos, ¿en México podría pasar algo similar?
Esta revuelta sucedió en Chile. Los vecinos de una colonia marginada protestaron porque ya no tienen ni comida ni trabajo, y se sienten abandonados por el Estado. Y aunque nadie quisiera eso, en México, tenemos algunos ingredientes que nos podrían llevar a ese punto de ebullición. Primero, el desempleo. En abril más de medio millón de familias mexicanas se quedaron sin sustento económico. El IMSS registró la baja de 555,247 empleos formales. Desde que se lleva el registro, nunca antes se había visto una caída tan dramática. Si sumamos marzo, la cifra aumenta a 685,840 empleos perdidos durante la pandemia. Y detrás de ese número, se cuentan familias que podrían verse en la desesperación de sufrir hambre. Pero eso no es todo, las proyecciones de la Coparmex son más alarmantes: prevén que en mayo se perderán otros 700 mil empleos. El segundo ingrediente, es el abandono del gobierno. En un estudio publicado por el Coneval, donde analizan las medidas de emergencia para atender la crisis económica, constatan que de los 38 programas sociales prioritarios ninguno contempla apoyos a los desempleados por el Covid-19. El gobierno federal no está considerando a las 685,840 familias que además de perder su empleo formal, se quedarán sin seguridad social en plena crisis sanitaria. En el estudio, el Coneval opina que deberían considerarse medidas adicionales de atención a quienes pierdan su fuente de empleo a causa de la contingencia. Y el ingrediente final que resume todo lo anterior, la pobreza. La CEPAL publicó sus proyecciones de aumento de la pobreza extrema en América Latina, y el escenario mexicano es desalentador. Para el cierre de 2020, considera que 47.8 de cada 100 mexicanos serán pobres y 15.9 de cada 100 se encontrarán en pobreza extrema. Se trata de un aumento de 5.9 y 4.8% respectivamente. Tal vez en México deberíamos de vernos en el espejo de Chile. Y actuar antes de que el desempleo, el abandono y la pobreza se nos venga encima.