FACEBOOK

VISTAS
04 de Junio del 2019

La mamá de la marcha

Dalila, vive en Monterrey, y fue a la marcha del orgullo gay a regalar algo que nadie puede comprar: un abrazo de mamá. ¿Por qué ese simple hecho nos conmovió tanto?
El acto de Dalila conmovió a muchos. Aún más porque pasó en Nuevo León, un estado tachado de conservador. A pesar de que Monterrey es una de las 3 grandes metrópolis de México los temas de equidad y perspectiva de género aún son tabú. Hace apenas un par de meses se legalizó el matrimonio igualitario. No fue una reforma que viniera desde el congreso, sino que la Suprema Corte de Justicia intercedió y declaró como inconstitucionales los dos artículos que prohibían el aborto. Fue hasta la semana pasada cuando la resolución de la Corte Suprema se publicó en el Diario Oficial de la Federación. Por lo que hoy, ya no existe impedimento; cualquiera sin importar el sexo, puede acudir al Registro Civil de Nuevo León y contraer matrimonio sin necesidad de un amparo. Pero eso, por ejemplo, en la Ciudad de México ya era posible desde el 2010, mientras que en Jalisco desde el 2016. En Nuevo Léon hablar de identidad de género no es fácil. En este estado la discriminación no cesa. La más reciente prueba la dio el diputado local por Morena, Juan Carlos Leal Segovia al hablar en sus redes sociales del proyecto, Drag Queen Story Hour. Lo que Leal Segovia criticó se trata de un cuentacuentos que incentiva la lectura en los niños, al mismo tiempo que los educa sobre la diversidad. Sí, en Nuevo León todos los días la comunidad LGBT se enfrenta a discriminaciones y rechazos. Por eso el abrazo de Dalila fue tan significativo. Por eso su mensaje fue tan conmovedor. Desde su cuenta de Instagram Dalila comentó que regalar amor fue la forma en la que ella pudo sumar a la causa. “Creo que desde donde yo estoy, es lo que podía ofrecer en este momento, un amor gratuito”.