FACEBOOK

VISTAS
08 de Agosto del 2019

Comer menos carne podría salvar al mundo

Comer menos carne, generar menos residuos de alimentos y reforestar es la fórmula para revertir el cambio climático, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
Y, ¿qué tiene que ver la carne con el cambio climático? Vamos por partes.  Desde el año pasado las Naciones Unidas despertaron alertas sobre la urgencia de impedir que la temperatura del planeta suba. Y es que en los últimos 150 años, el calor en la tierra ha aumentado 1.5 grados centígrados. Para impedir que esto se salga de control, durante la próxima década, hay que reducir los gases de efecto invernadero de un 40 a 50 por ciento. Los científicos dicen que sólo lo podremos lograr si reforestamos, es decir, si plantamos muchos arbolitos. Pero además, hay otro factor bien importante, hay que reducir el gas metano. Y este se produce en las granjas de vacas, ovejas y cabras, principalmente. Ahí está el asunto. Controlar la emisión de gases de la industria agrícola también está relacionado con la alimentación. Y es que nuestra industria alimentaria funciona a partir de un círculo vicioso: mientras la tierra se calienta más, la agricultura se vuelve más difícil en algunas zonas geográficas, y los agricultores se ven obligados a sembrar más tierras, lo que hace que la tierra se caliente más… ¿vamos entendiendo? Traduciendo lo que los especialistas de las Naciones Unidas dicen: la tierra está gritando que le dejemos pulmones para respirar. En la actualidad, el 50% de la tierra con vegetación está dedicada a la agricultura, es decir, para producir nuestra comida. Mientras que el 30% de los campos de cultivo se usa para la comida de los animales. Dado que se utiliza una gran proporción de tierra para generar alimento de ganado, producir carne está causando que la tierra sea deforestada. Y continuar generando gases y deforestando es lo que aumenta la temperatura de la tierra, es decir, el cambio climático. Por lo tanto, los científicos no sugieren que dejemos de comer carne, lo que proponen es que disminuyamos el consumo. Para nuestro planeta lo ideal sería que nuestra alimentación se base en plantas, y no en carne. Un reporte del Instituto de los Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés) concluyó que si nuestra dieta continúa tal cual, para el año 2050 vamos a haber deforestado 593 millones de hectáreas (dos veces el tamaño de la India). Finalmente las otras medidas que los científicos de la ONU recomiendan tomar para impedir que la tierra se siga calentando, son la reforestación y la reducción de los residuos de comida. Plantar vegetación es clave porque contribuye a eliminar los gases contaminantes del aire, y también ayudan a que los suelos no se sequen. Y tú, ¿estarías dispuesto a bajarle a la carnita asada con tal de salvar al planeta?