FACEBOOK

VISTAS
29 de Agosto del 2019

Tiene 16 años y cruzó el Atlántico para salvar el planeta

Los niños y jóvenes están tomando un rol protagónico en la lucha por el medio ambiente
Sus protestas cada viernes para exigir respuestas frente al cambio climático han inspirado a niños y jóvenes a protestar en unas 100 ciudades del mundo. Su estilo de decirle a los adultos las cosas de manera frontal la han valido una invitación para hablar en la ONU. Ahora, la activista medioambiental Greta Thunberg, de 16 años de edad, atracó este miércoles en un puerto de Manhattan, luego de un largo viaje transatlántico. El viaje, narra The New York Times, fue “seguido de manera obsesiva” por los medios noticiosos de Europa. La joven sueca, considerada por algunos como la portavoz del movimiento juvenil por la conservación del medio ambiente, dijo que su travesía de 15 días de Reino Unido a Nueva York en un pequeño barco impulsado por energía solar era una muestra de qué tanto pueden hacer los jóvenes para enfrentar la crisis climática. “Es increíble que una joven de 16 años tenga que cruzar el Atlántico para decir algo, pero así son las cosas. Se siente como si estuviéramos al borde del precipicio. Los líderes deben darse cuenta que tienen las miradas encima, que cada vez tienen más presión, que tienen que hacer algo, que tienen que idear algún tipo de solución”, le dijo al diario británico The Guardian. “Quiero un plan concreto, no solo palabras bonitas”, remató. Con una flotilla de la ONU como escolta, Greta saltó de su bote en la Marina North Cove justo antes de las 15:00 horas. La recibieron decenas de activistas y reporteros. Entre un mar de preguntas, la joven fue cuestionada sobre Donald Trump. “Mi mensaje para él es que simplemente escucha a la ciencia, pero obviamente no lo hace”, respondió. Greta no usa aviones debido a que lanzan a la atmósfera una gran cantidad de gases invernadero. Para llegar a Nueva York y participar en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Clima, le ofrecieron un aventón en el Malizia II, un yate de carreras que usa paneles solares y turbinas acuáticas especiales para evitar producir emisiones de carbono, indica un comunicado del equipo de Greta. El barco fue capitaneado por el marinero alemán Boris Herrmann, así como Pierre Casiraghi, hijo de la princesa Carolina de Mónaco. Recolecta información que le permite a científicos estudiar los índices de acidificación en el océano, un problema causado por las emisiones de carbono. El año pasado, Greta ya había lanzado serias advertencias durante la Conferencia del Cambio Climático de las Naciones Unidas en Polonia. “No podemos resolver la crisis sin tratarla como una crisis”, señaló. “Ustedes dicen que aman a sus hijos sobre todas las cosas, sin embargo, les están robando su futuro frente a sus ojos”.