28 de junio 2022

17 de junio 2021

Seguridad

Siete millones de municiones extraviadas en Guanajuato

A más de una semana del increíble robo de 7 millones 114 mil 500 cartuchos útiles, la FGR aún no logra dar con su paradero, aunque se cree que estén involucrados los cárteles Jalisco y Santa Rosa, todo apunta a un trabajo interno

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

Ha pasado más de una semana del segundo mayor robo de municiones en México y aún no hay respuesta sobre el paradero de las más de 7 millones de balas que fueron sustraídas por un comando de civiles en San Diego de la Unión Guanajuato, uno de los estados con mayor índice de violencia del país.

¿Por qué importa?

De acuerdo con reportes periodísticos, la zona donde fue perpetrado el delito es conocida por ser una región de conflicto entre el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y las células del Cártel de Santa Rosa de Lima, aunque no se descarta la inclusión del Clan del Golfo, otra organización criminal con presencia en San Luis de la Paz, otro de los municipios colindantes.

El contexto:

  • La madrugada del miércoles 9 de junio, un cargamento de 7 millones 114 mil 500 municiones de diversos calibres, que era transportado en dos tractocamiones fue interceptado por un comando armado en la carretera 57, entre los municipios de San Diego de la Unión y San Luis de La Paz, Guanajuato. Su destino, el estado de Texas, EEUU.
  • En calidad de “extra urgente”, la delegación en Guanajuato de la Fiscalía General de la República (FGR) abrió una carpeta de investigación para dar con el destino de dicho cargamento, sin que hasta el momento se tenga certeza de su paradero.
  • El mayor robo de municiones en México se había producido en julio de 2020, también en Guanajuato, cuando desaparecieron 28 mil balas de la policía de Silao, relacionado con una serie de asesinatos policiales, aunque tiempo después, misteriosamente volvieron a aparecer como parte de su inventario.

Los detalles:

  • En un inicio se había dicho que el convoy era resguardado por elementos de la Guardia Nacional, información que fue desmentida posteriormente, ya que en realidad era custodiado por el Cuerpo de Seguridad Auxiliar del Estado de México (CUSAEM), el cual habría incurrido en una serie de irregularidades.
  • De acuerdo con el Consejo Nacional de Seguridad Privada y reportes de la Secretaría de la Defensa Nacional, la empresa CUSAEM no siguió los protocolos de seguridad que establece la Norma Oficial Mexicana NOM-009-SCT2/2009 para trasladar mercancías de alto riesgo, por ser material armamentístico.
  • Entre las anomalías está el hecho de que el personal de dicha corporación de seguridad privada dijo desconocer el contenido de los remolques, además de declarar que sólo portaban dos armas cortas y un arma larga para defenderse.

¿Qué más se sabe al respecto?

  • El Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto (C5) de Guanajuato recibió la alerta del robo de los tractocamiones de Industrias Tecnos cuatro horas después de lo sucedido.
  • La Secretaría de Seguridad Pública de Guanajuato nunca fue notificada de que a través de su jurisdicción pasaría el cargamento y ni la Guardia Nacional tenía conocimiento de dicho traslado.
  • Hasta ahora se tiene conocimiento de que los únicos que monitoreaban la carga eran el Ejército Mexicano y elementos de la empresa de seguridad Cusaem, encargada de escoltarla.
  • Aunque existe la posibilidad de que militares y empleados de industrias Tecnos hayan sido parte del robo, se investiga la participación del Cártel Jalisco Nueva Generación y el Santa Rosa de Lima, pero aún no se han adjudicado el crédito.
  • Una de las líneas de investigación incluye el que haya sido un asalto planeado por personas que sabían del valor de la carga, por lo que también se analiza que Industrias Tecnos y su personal haya cumplido con todos los protocolos.
Publicidad
Publicidad
Publicidad