30 de noviembre 2021

17 de noviembre 2021

Seguridad

Rosalinda González Valencia y ‘Los Cuinis’, lavadores del CJNG

La nueva estrategia binacional contra el CJNG abre dos grandes interrogantes: ¿Quién ocupará el vacío de poder que dejan Los Cuinis en el grupo criminal? Y, ¿se aplicará la misma inteligencia y determinación contra el Cártel de Sinaloa?

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

Antes iban por los sicarios. La detención de Rosalinda González Valencia, esposa del Mencho, este 16 de noviembre a las afueras de Guadalajara, marca un nuevo capítulo en la estrategia binacional contra el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Grupo criminal de mayor crecimiento en México en la última década, el CJNG se ha convertido en el nuevo objetivo prioritario del aparato de seguridad estadounidense.

El arresto de quien es considerada como el cerebro financiero de la organización delictiva liderada por Nemesio Oseguera Cervantes, se suma a las detenciones del entorno más cercano del “El Mencho” en los últimos años.

Conocidos como “Los Cuinis” o “Los Valencia”, este clan delincuencial originado en la región entre Jalisco y Michoacán, y que se desprende históricamente del Cártel de Sinaloa, se ha desempeñado como el brazo financiero de los múltiples negocios ilícitos que opera el Cártel Jalisco Nueva Generación a lo largo del territorio nacional, aseguran autoridades de México y Estados Unidos.

Rosalinda, alias La Jefa, es vinculada por las autoridades mexicanas a una red de 73 empresas que lavaron mil 100 millones de pesos para el cártel entre 2015 y 2016.

De acuerdo con la DEA, los Cuinis se han dedicado a construir un imperio de establecimientos comerciales para lavar dinero y consolidar al CJNG como una de las organizaciones criminales más poderosas del mundo.

Hoy, la ofensiva del gobierno de Estados Unidos, que mantiene a varios miembros del clan tras las rejas en ese país, apunta a una mayor atención en la inteligencia financiera, más allá del enfoque policial que caracterizó a la estrategia en décadas anteriores.

Para evidencia de ello, el acuerdo preliminar en materia de seguridad alcanzado entre los gobiernos de México y Estados Unidos el pasado octubre.

«El éxito de esto no se va a medir porque se capture un capo y se haga una gran conferencia de prensa», dijo el canciller Marcelo Ebrard.

Y el mensaje lanzado desde México con la detención de González Valencia, a dos días de un encuentro regional entre los mandatarios de América del Norte, es claro. De mano de su Unidad de Inteligencia Financiera y-naturalmente- de sus fuerzas armadas, el gobierno mexicano promete ir tras los financieros del cártel, antes de incursionar al territorio de estos.

A diferencia de 2018, cuando Rosalinda González Valencia logró obtener su libertad luego de pasar tres meses en prisión, hoy el panorama para La Jefa luce bastante más complejo, aunque para nada definitivo.

Mientras tanto, la nueva estrategia binacional contra el CJNG abre dos grandes interrogantes: ¿Quién ocupará el vacío de poder que dejan Los Cuinis en el grupo criminal? Y, ¿se aplicará la misma inteligencia y determinación contra el Cártel de Sinaloa?

Porque la Iniciativa Mérida podrá haber sido enterrada, pero la llamada guerra contra el narco, continúa más viva que nunca.

Publicidad
Publicidad
Publicidad