20 de enero 2022

15 de octubre 2021

Seguridad

México y Estados Unidos: ¿quién extradita a quién?

Mientras que Estados Unidos busca que México extradite a los grandes líderes criminales, México pretende que Estados Unidos entregue a personajes como el ex secretario de Seguridad, Genaro García Luna y el capo Dámaso López “El Mini Lic”. Pero la relación entre ambas naciones es desigual

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

Para México recibir a extraditados de Estados Unidos es un asunto de dignidad y reciprocidad en la relación bilateral. Para Estados Unidos, extraditar a alguien a México, es un riesgo de seguridad.

Bautizado como el Entendimiento Bicentenario, el reciente acercamiento entre los gobiernos de México y Estados Unidos en el tema de seguridad ha transcurrido en buenos términos, en lo general.

Sin embargo, existe una cuestión en particular, sobre la cual aún no existe un acuerdo concreto: las extradiciones.

Por un lado, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador busca traer a México, a personajes de alto perfil como el exsecretario de Seguridad, Genaro García Luna, quien hoy espera su juicio por narcotráfico en una prisión de Nueva York; a Dámaso López Serrano -alias “Mini Lic”, prominente miembro del Cártel de Sinaloa presuntamente involucrado en el asesinato del periodista Javier Valdez; así como al pistolero que asesinó a ocho mexicanos en un Walmart de El Paso en 2019.

Por el otro, el gobierno de Estados Unidos continúa en sus intentos de que sean detenidos y extraditados poderosos capos como Ismael “El Mayo” Zambada, líder histórico del Cártel de Sinaloa, y el líder máximo del Cártel Jalisco Nueva Generación, Nemesio Oseguera, alias “El Mencho”, entre otros.

De acuerdo con información del semanario ZETA, el gobierno de López Obrador ha extraditado a Estados Unidos a al menos 44 sospechosos de narcotráfico, pero se ha resistido a entregar a personajes altamente codiciados por los norteamericanos como el exlíder zeta Miguel Ángel Treviño Morales alias “el Z-40”, así como a Vicente Carrillo Fuentes alias “El Viceroy”.

Por su parte, durante el presente sexenio Estados Unidos apenas ha extraditado a México a menos de una docena de individuos, según indicó una fuente del Departamento de Justicia a Vice News.

Actualmente, el gobierno de Joe Biden busca que México extradite a 86 sospechosos, incluyendo a 25 que han evadido captura.

Fuentes de inteligencia en Estados Unidos consultadas por Vice News, indican que el proceso de negociación será todo menos fácil.

Y es que, para las autoridades norteamericanas, enviar a un sospechoso a que enfrente la justicia en México podría, primero, significar una sentencia de muerte para el individuo en cuestión dadas las condiciones de seguridad en el país. Y segundo, representar un riesgo casi asegurado de filtración de información sensible.

Pero también pudiera tener el efecto de entorpecer los procesos de investigación del crimen organizado dentro de Estados Unidos. Pues si un detenido sabe que podría ser eventualmente extraditado a México, su voluntad para cooperar con las autoridades de Estados Unidos se vería drásticamente reducida.

Para una fuente de seguridad en Estados Unidos consultada por Vice, de eso precisamente se trata la estrategia de México: de prevenir que futuras confesiones de sospechosos detenidos en Estados Unidos puedan exhibir la corrupción y complicidad de funcionarios mexicanos.

Por lo pronto, la moneda sigue en el aire. Los detalles del nuevo Entendimiento Bicentenario -que promete dotar de mayor equilibrio a la relación bilateral en seguridad- deberán ser definidos para diciembre.

El cruce fronterizo terrestre entre México y Estados Unidos ya comenzó a abrirse, finalmente. ¿Se abrirá de nuevo la llave de las extradiciones?

Publicidad
Publicidad
Publicidad