FACEBOOK

VISTAS
24 de Septiembre del 2018

Los aparecidos de Peña Nieto

Si el sexenio de Felipe Calderón será recordado como el de los desaparecidos, el de Enrique Peña Nieto pasará a la historia como el de los aparecidos
Si el sexenio de Felipe Calderón es recordado como el de los desaparecidos, el de Enrique Peña Nieto pasará a la historia como el de los aparecidos. Miles de cuerpos regados por todo el país. En fosas, en tiraderos, en avenidas, en tráileres. La semana pasada, dos tráileres con más de 300 cadáveres en sus contenedores deambularon por tres municipios de Jalisco, porque las autoridades no encontraban dónde poner a los muertos. Camiones llenos de muertos. La noticia no podía ser más estremecedora, y sin embargo, el gobernador del Estado, Aristóteles Sandoval tocó el tema hasta que ya había estallado en redes sociales. El presidente electo habló de eso una semana después. Y al mandatario en funciones el asunto ni siquiera le mereció una mención. Recientemente, la Secretaría de Gobernación oficializó una base de datos que contiene 26 mil 121 casos de “personas no localizadas” durante el sexenio de Felipe Calderón. Y aunque este sexenio que agoniza se encamina a cerrar con más de 37 mil desaparecidos, es decir, más de 11 mil casos adicionales, es el gobierno de Calderón el que carga con el atroz estigma. Pero cuando pensamos que no podía ser peor… Llegó el gobierno de Peña Nieto. De acuerdo con el Consejo Nacional Ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, de 2006 a 2014 en el país fueron hallados 587 cuerpos o restos humanos en 164 fosas clandestinas, principalmente en Guerrero y Tamaulipas. Pero para abril de este año, se tenían registradas más de mil fosas clandestinas. En ellas, al menos más de 15 mil cuerpos -sin contar los miles de restos humanos- fueron descubiertos hasta abril del 2016. Ya desde ese año, el Observatorio Nacional Ciudadano había alertado sobre el preocupante aumento del número de fosas clandestinas en el país, así como la opacidad para conocer cuántos cuerpos se habían encontrado, y la ausencia de tecnología para identificar a las víctimas. Tan solo en Veracruz, el año pasado fueron hallados 225 cadáveres en 343 fosas clandestinas. Casi una fosa clandestina por día. Y en el último mes, el cúmulo de restos humanos que han sido extraídos de las fosas clandestinas, obligó a la Fiscalía General de ese estado a comprar dos contenedores frigoríficos para almacenarlos. Todo eso, sin contar que durante todo el sexenio hubo miles de cuerpos mutilados, embolsados, abandonados en baldíos, colgados en puentes y tirados en las calles de cualquier ciudad... Y una vez más, cuando pensamos que no podía ser peor, la noticia de los tráileres cargados de muertos estalló.