21 de mayo 2022

10 de mayo 2022

Seguridad

La mentira de la Guardia Nacional

La reforma a la Guardia Nacional no se ha aprobado en el Congreso. Sin embargo, un documento publicado por Animal Político muestra que el Ejército ha iniciado un plan para depurar a todos los elementos civiles del mayor cuerpo policial del país en los próximos dos años. Esta política viola el principio esencial bajo el cual fue constituida la Guardia Nacional

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

Pese a que la reforma a la Guardia Nacional no se ha aprobado en el Congreso, el Ejército ya inició un plan para depurar a todos los elementos civiles en los próximos dos años. Esta política viola el principio esencial bajo el cual fue constituida la Guardia Nacional: desarrollar el mayor cuerpo policial civil del Estado mexicano.

¿Por qué importa?

  • La conformación de la Guardia Nacional representa la principal política de seguridad de esta administración para hacer frente al espiral de violencia en México, una crisis que se ha agravado considerablemente en este sexenio (medido por homicidios dolosos absolutos).
  • El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene planeado enviar una iniciativa al Congreso en este periodo ordinario para que la Guardia Nacional sea incorporada formalmente a la Secretaría de la Defensa Nacional. Legalmente, esto significaría el reconocimiento de que se ha desechado por completo la idea original de tener un mando y un cuerpo mayoritariamente civil.

El contexto:

Desde el año pasado, la Secretaría de la Defensa Nacional puso en marcha un plan para reemplazar por soldados a todos los elementos civiles de la Guardia Nacional, con la finalidad de dejar en manos de militares todas las tareas administrativas y operativas de dicha corporación.

Los detalles:

  • De acuerdo con el portal Animal Político, el proyecto de la Sedena pretende deshacerse de más de 17 mil 500 elementos que fueron transferidos de origen desde la extinta Policía Federal a distintas áreas de la Guardia Nacional. El plazo es hasta 2023.
  • Sin embargo, los propios militares reconocen no estar lo suficientemente capacitados para llevar a cabo sus tareas. Tomaron un curso exprés de dos meses. Además, se han mostrado confundidos por el hecho de recibir órdenes directas del Ejército, pese a haberse enrolado para ser soldados y no policías.
  • “El mando nos dice que el uniforme de Guardia Nacional es un disfraz y que nosotros somos militares, y que abandonamos nuestros puestos por venir aquí. Yo sé que no es un disfraz, porque si cometo un error puedo tener problemas legales, pero es confuso, porque venimos de procedencia militar.
  • “Si a mí me dijeran que si me quiero quedar en la Guardia Nacional o volver a la milicia, yo volvería a la milicia, aunque no puedo negar que he aprendido mucho en estos años”, expresó al portal Animal Político uno de los militares comisionados a la Guardia Nacional.
  • El plan de la Sedena traza una ruta crítica compuesta por tres fases para, en este año, reemplazar a 8 mil 483 policías federales adscritos a la Dirección General de Seguridad en Carreteras e Instalaciones (DGSCI).
  • Para el 2023 se tiene contemplado prescindir de los servicios de 5 mil 098 elementos de la Dirección General de Servicios Especiales (DGSE) y 3 mil 954 de la Unidad de Órganos Especializados por Competencia (UOEC).
  • También se tiene previsto transferir a la Dirección General de Seguridad Procesal (DGSP), la cual es responsable de la seguridad en los centros de justicia federales y la custodia de los internos, para adherirse a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC). De esta manera, se completaría la salida de la corporación de los 872 ex federales restantes.
  • Animal Político agrega que para “obligar” a a los ex policías federales a dejar la Guardia Nacional se les ha propuesto adherirse al Programa de Separación Voluntaria (PSV), con el que voluntariamente aceptan su baja a cambio de una compensación económica, muchas veces, inferior al pago que deberían recibir.
  • Hasta el momento, entre enero y abril, un total de 891 federales han aceptado su liquidación, 109 fueron removidos y no aceptaron su liquidación; 18 elementos más no asistieron, tres fueron dados de baja por invalidez y un elemento falleció.
  • Otra de las alternativas propuestas por la Sedena para continuar con la depuración es la aplicación de nuevos exámenes de control de confianza, lo que implicaría dejar fuera quienes no los aprueben. Sin embargo, dicho cronograma aún no ha sido detallado para su ejecución.
Publicidad
Publicidad
Publicidad