5 de julio 2022

18 de mayo 2022

Seguridad

La campaña de Texas contra el Cártel del Golfo

Mario Cárdenas Guillén, hermano del fundador del Cártel del Golfo, fue extraditado a Estados Unidos a petición de la Corte del Distrito Este de Texas. Las secuelas políticas y criminales de esta organización criminal todavía influyen en el mapa del narcotráfico mexicano

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

A petición de la Corte del Distrito Este de Texas, Mario Cárdenas Guillén -hermano del fundador del Cártel del Golfo-, fue extraditado a Estados Unidos acusado de los delitos de asociación delictuosa y contra la salud.

¿Por qué importa?

Las secuelas políticas y criminales de esta organización criminal todavía influyen en el mapa del narcotráfico mexicano, en momentos en que el gobierno de Joe Biden presiona a México por frenar el trasiego de drogas sintéticas como el fentanilo.

El contexto:

  • En septiembre de 2012, el delincuente conocido por los sobrenombres de “Metro 1”, “M1”, “Gordo” y “Señor Gordo” fue detenido por infantes de la Marina Armada de México en Altamira, Tamaulipas.
  • Lo anterior, luego de ser identificado como heredero del liderazgo del Cártel del Golfo tras la captura en 2003 de su hermano Osiel Cárdenas Guillén -fundador de Los Zetas y actualmente recluido en EEUU- y posterior a la muerte de su otro hermano, en 2010, Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, alias ‘Tony Tormenta’.

Los detalles:

  • Este martes, Mario Cárdenas Guillén fue procesado en cumplimiento al Tratado de Extradición firmado entre México y Estados Unidos y trasladado al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para ser escoltado por agentes estadounidenses.
  • Fue requerido por la Corte Federal del Distrito Este de Texas, donde de acuerdo con reportes del semanario Proceso, el gobierno estadounidense lo considera probable responsable de la importación de cocaína a gran escala en Houston.
  • En México, Mario Cárdenas Guillén ya había estado preso 12 años (1995 a 2007) por delitos contra la salud y delincuencia organizada, en los penales de máxima seguridad de Matamoros, en Tamaulipas y Puente Grande, en Jalisco.
  • Posteriormente fue recapturado en 2012 y recibió una sentencia de 20 años de cárcel, por lo que saldría hasta el 2032. Sin embargo, en octubre de 2019, una jueza federal autorizó su extradición a Estados Unidos para ser juzgado por los delitos que se le imputan en la Corte de Texas.
Publicidad
Publicidad
Publicidad