FACEBOOK

VISTAS
26 de Febrero del 2020

Dos familias piden justicia a gobiernos extranjeros: el caso de Sergio y Ximena

A estas dos familias les asesinaron a sus hijos, y ambas piden justicia a gobiernos extranjeros. Estas son sus historias.
Sergio de 15 años fue asesinado en 2010 por un tiro de un agente fronterizo. La familia dice que Sergio jugaba con sus amigos a cruzar la frontera entre México y Estados Unidos, correr, tocar la valla del lado de EU y regresar. Pero cuando un oficial los vio, sacó la pistola y le dio en la cabeza. Jesús y María, sus papás, siguen buscando justicia para Sergio, y es que después 10 años la Suprema Corte de los Estados Unidos definió que no pueden demandar al agente porque no admiten que extranjeros lleven procesos legales de esta naturaleza en su territorio. Además en su momento el gobierno solicitó extraditar al oficial para ser juzgado en México, y las autoridades de EU lo denegaron. El gobierno mexicano se lamentó que la Suprema Corte de EU haya tomado esa decisión, ya que marca un precedente para futuros conflictos transfronterizos, en donde mexicanos hayan muerto por disparos de fuego por parte de agentes estadounidenses. Y 10 años después, Jesús y María siguen pidiendo justicia. Ximena, una chica colombiana de 25 años, estudiaba medicina en Puebla a través de un intercambio con la Universidad Autónoma Popular del Estado de Puebla (UPAEP). Pero a ella y otras 3 personas los asesinaron en un presunto asalto, cuando venían de regreso del carnaval de Huejotzingo, Puebla. El auto donde viajaban fue encontrado cerca del aeropuerto de Puebla, Hermanos Serdán, dentro estaban los cuerpos de los 3 jóvenes estudiantes y del conductor de uber con señales de golpes y heridas de bala. La fiscalía ha referido que podría tratarse de un asalto de parte de una banda de criminales que roba vehículos. Sus papás vinieron a México a identificar el cuerpo de su hija: “Justicia es lo único que pedimos, ella decía papi es que yo amo México, y México me la quitó”, dijeron los papás de Ximena. También esperan que el asesinato de su hija sea el inicio de un cambio en el país.