4 de diciembre 2020

Seguridad

¿Cómo desmantelar los corporativos criminales? Pregúntenle a Nuevo León

Luego de trágicos sucesos como el motín del penal del Topo Chico en 2016, el gobierno de Nuevo León decidió entrarle a un tema al que pocos se atreven a entrarle. En entrevista con Código Magenta, el secretario de Seguridad estatal, Aldo Fasci, explica cómo lograron arrebatarle el control de los centros penitenciarios al crimen organizado.

Por Bernhard Buntru

COMPARTE ESTA HISTORIA

En 2018, luego de trágicos sucesos que dieron la vuelta al mundo, el gobierno del Estado de Nuevo León decidió entrarle a un tema al que nadie le había querido entrar: decidió tomar el control -de una vez por todas- de sus centros penitenciarios. 

Decidió atacar los corporativos del crimen organizado que operaban a su interior. Y sobre todo, decidió -finalmente- poner el tema penitenciario en la agenda integral de seguridad. 

Hoy, los esfuerzos de un proceso que pocos ven, parecen estar rindiendo frutos. 

En entrevista con Código Magenta, el secretario de seguridad de Nuevo León, Aldo Fasci, describe la titánica tarea que implicó reubicar a más de cinco mil internos, entre ellos 1,187 individuos considerados de alta peligrosidad. 

Por su parte, Eduardo Guerrero Durán, asesor penitenciario y encargado de desarrollar -y ejecutar- la reingeniería de los penales en el estado, asegura que la estrategia ya muestra sus efectos más allá de los altos muros que rodean los centros penitenciarios. 

Y el reto de ahora en adelante, señalan ambos, es mantener los avances logrados. 

Publicidad
Publicidad
Publicidad