FACEBOOK

VISTAS
22 de Octubre del 2019

Caso Culiacán: lo que (aún) no queda claro

Tras los hechos en Culiacán, aún hay dos preguntas que son clave, ¿quién decidió realizar el operativo que arrestó a Ovidio Guzmán? y ¿quién decidió liberarlo?
Hasta ahora no hay respuestas claras a estas preguntas. El presidente se desmarcó del asunto y dijo que el Gabinete de Seguridad tomó las decisiones.
“No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas. Ellos tomaron esa decisión y yo la respalde”, dijo en la conferencia matutina un día después de la jornada violenta en Culiacán.
¡Ah! entonces fue el Gabinete de Seguridad el que tiene la responsabilidad. Bueno, ellos dicen que no del todo.
“El grupo responsable de esta acción fue personal de la policía ministerial. Este personal, en un afán de obtener resultados positivos, actuó de manera precipitada con deficiente planeación, así como falta de previsión sobre las consecuencias de la intervención, omitiendo además obtener el consenso de sus mandos superiores”, informó Luis Crescencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional.
Aunque con estas declaraciones el Gabinete de Seguridad rebaja su responsabilidad en el fracaso del operativo; sí reconocieron que ellos tomaron la decisión de liberar a Ovidio Guzmán.
Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, reconoció que“al verse rodeados por una fuerza mayor y todo el despliegue de agresión contra la población civil, y el hecho también de no haber conseguido oportunamente, recibido oportunamente la orden de cateo, se ordenó al personal abandonar el inmueble”.
Bueno, pero ahí no queda el asunto. Porque existe la sospecha de que los Estados Unidos también pudo jugar un papel en el operativo. En septiembre la DEA y el gobierno de Sinaloa compartieron una reunión que destacó por la relevancia de sus participantes. Estuvieron presentes el gobernador de la entidad, Quirino Ordaz, y el Director de la Administración para Control de Drogas de Estados Unidos. Si bien se dijo que la reunión fue para revisar los resultados del estado en el combate al narcotráfico, y un mes después, Culiacán estalló. Entonces, aunque sí hay respuestas, son  confusas y solo generan más preguntas: ¿El presidente fue informado antes de que se ejecutara el operativo? ¿La estrategia fue diseñada por militares, o si se involucró a agentes externos, como la DEA? Y otra más... ¿Qué tan enterado estaba el Gabinete de Seguridad sobre lo que iba a pasar en Culiacán?