FACEBOOK

VISTAS
04 de Septiembre del 2019

A 5 años, ni verdad, ni justicia

En unos días se cumplirán 5 años de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Más de 1,800 días sin respuestas de un caso que sigue abierto y calando hondo.
Lo que han hecho las autoridades por descubrir lo que pasó aquella madrugada del 26 al 27 de septiembre del 2014, no ha sido suficiente. Aunque hay versiones oficiales y extraoficiales que intentan explicarlo, para los familiares de los estudiantes aún no hay ni verdad, ni justicia. Y eso se puede explicar en cuatro puntos: 01 No hay certeza sobre los culpables Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, confirmó en la conferencia matutina del presidente que hasta “la fecha han sido liberados 53 presuntos delincuentes de los 142 detenidos (por el caso Ayotzinapa)”. Pero eso no es todo sino que “existen los elementos para que la autoridad judicial pueda liberar a otros 50 detenidos en este proceso”. El más reciente en salir de prisión fue Gilberto López Astudillo, conocido como “El Gil”. Según la versión de la PGR, se trata de uno de los líderes de Guerreros Unidos, el grupo criminal que secuestró y asesinó a los estudiantes. Pero si la PGR comprobó que “El Gil” es culpable, ¿por qué está libre? Eso nos lleva al punto dos… 02 No hubo debido proceso Resulta que más de la mitad de las evidencias con las que la PGR demostró la culpabilidad de “El Gil”, fueron obtenidas ilegalmente. Las prácticas violatorias a los Derechos Humanos, como la tortura, causan invalidez de las pruebas... y bueno, sin pruebas, no hay culpables. El juez que dejó libre a “El Gil” determinó que al menos 81 de las pruebas en su contra fueron obtenidas de manera ilegal y a través de torturas. La ONU ya lo había advertido en su informe “Doble injusticia”; donde reportó sobre los casos de tortura en las investigaciones del Caso Iguala. Esto es muy relevante porque uno de los casos de tortura que documentó la ONU, fue clave para formular la “verdad histórica” que determinó la PGR sobre el caso. Y entonces, ¿se trata de una verdad fabricada? Eso nos lleva al punto tres. 03 La verdad histórica se cae a pedazos En enero del 2015 la PGR dio su versión de los hechos: “los 43 estudiantes desaparecidos fueron entregados por la policía municipal de Iguala y Cocula a los miembros del grupo criminal “Guerreros Unidos”, quienes posteriormente los asesinaron, incineraron sus cuerpos en el basurero de Cocula y tiraron los restos en el Río San Juan”. Con esta “verdad histórica” -y además porque estaban “muy cansados”, como lo dijo el ex procurador Jesús Murillo Karam- cerraron el caso. Pero su versión no convenció prácticamente a nadie. De hecho ese mismo año, un grupo de Expertos Independientes designados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, rechazó la “verdad histórica”. Concluyeron que era imposible quemar tantos cuerpos con las condiciones que aseguraron los presuntos responsables. En pocas palabras, las pruebas científicas no coincidían con la versión al gobierno. De hecho eso mismo lo confirma Alejandro Encinas, responsable de la Comisión de la Verdad del Caso Ayotzinapa: “La mal llamada verdad histórica se construyó con base en la simulación, en la fabricación de pruebas, en la tortura, en beneficio de los perpetradores y en contra del derecho de las víctimas”. ¿Entonces cuál es la verdad? Eso nos lleva al último punto. 04 Aún no sabemos la verdad Desde campaña, el presidente AMLO hizo el compromiso de encontrar qué fue lo que realmente pasó con los 43 estudiantes. Para ello creó la Comisión de la Verdad en el caso Ayotzinapa. Con esta el presidente se propuso encontrar “la verdad y la justicia”. Pero la Comisión no tiene una tarea fácil. Y aunque ya presentaron algunos de los avances en la investigación aún no hay respuestas.