FACEBOOK

VISTAS
17 de Agosto del 2020

No nos cuidan, nos violan: Caso Puerto Vallarta

En Puerto Vallarta, un funcionario presuntamente abusó de una niña y un juez le retiró los cargos con el argumento de que “la niña no sintió placer”.
A un funcionario de Jalisco lo encontraron en su auto con una niña desnuda. Ella dijo que el hombre le estaba tocando sus partes íntimas, pero el juez decidió no vincularlo a proceso. ¿El argumento? “La niña no sintió placer”. Detengámonos aquí, y es que están hablando de una niña de 10 años. Cuando lo detuvieron, al presunto agresor lo acusaron de dos delitos sexuales. El juez Jorge Solís invalidó los cargos por “corrupción de menores”, pero sigue detenido por “abuso sexual infantil”. Aunque por incongruencias en la ley, el presunto agresor podría pedir una suspensión condicional y salir libre con medidas cautelares como vigilancia, resguardo domiciliario, el compromiso de no acercarse a su víctima o recibir tratamiento psicológico. Este mismo juez, Jorge Solís, forma parte del Centro de Justicia para Mujeres. Y todos los casos que recibe son de violencia contra mujeres y niñas. Además, el presunto agresor, Luis Alonso, era director de Recursos Humanos de la policía municipal. Es decir que su trabajo era contratar policías (los que se supone nos cuidan). Por lo pronto, el juez ya fue separado del cargo y el Tribunal Supremo de Justicia lo está investigando. El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, prometió que el juez pagará por su inmoralidad. Y sobre el caso aseguran que no quedará impune. Pero hasta no ver, no creer porque en México, 9 de cada 10 mujeres que son agredidas no denuncian ante las autoridades. Y de los casos que denuncian, el 95% quedan impunes. ¿Será por autoridades como el juez Jorge Solís y el funcionario Luis Alonso que la violencia contra las mujeres no para? También la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda detectó movimientos irregulares en las cuentas bancarias de ambos hombres y procedió a congelarlas. Además la de Luis Alonso no fue una agresión aislada. El Comité de América Latina y el Caribe para la defensa de los Derechos de las Mujeres, o mejor conocido como Cladem, asegura que Luis Alonso es un depredador sexual, y que tenía ya establecido un patrón, ruta y zona para cometer las agresiones. Sandra Quiñones, coordinadora de Cladem, dijo en una entrevista para Animal Político, que el exfuncionario no conocía a su víctima de 10 años y que presuntamente la estuvo “cazando”. Esto de por sí es gravísimo, pero lo hace aún más el hecho de que fungía como jefe de la policía y como parte de la Seguridad Ciudadana del ayuntamiento, señaló Quiñones.