FACEBOOK

VISTAS
16 de Noviembre del 2018

Un voto para Durazo

Miguel Ángel Osorio Chong intenta confundir denunciando que se está militarizando la seguridad pública al entregarla a los mandos castrenses

Miguel Ángel Osorio Chong arremetió contra la estrategia de seguridad propuesta el miércoles por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador a través Alfonso Durazo, quien será su secretario de Seguridad Pública.

El ex secretario de Gobernación peñista es el menos indicado para cuestionar la nueva estrategia, que sin duda será mejor que la que él implementó, con la que encumbró a un solo cártel y que precipitó a México a las peores cifras de violencia en su historia.

El ahora coordinador del PRI en el Senado intenta confundir denunciando que López Obrador está militarizando la seguridad pública al entregarla a los mandos castrenses. Eso es falso.

Para quienes saben leer entenderán que lo que esbozó Alfonso Durazo fue la creación de la Guardia Civil, un nuevo cuerpo de seguridad que en su primera fase estará integrado por 50 mil efectivos.

Esa Guardia Civil no son militares ni soldados ahora en activo. Es un cuerpo de civiles, con entrenamiento policíaco, no militar, que estará capacitado para tratar con las demandas de proteger a la población.

Y al igual que sucede en Francia, en Italia o en Chile con instituciones similares –de donde se tomaron algunos modelos- esa Guardia Civil será coordinada desde la Secretaría de la Defensa, buscando que exista un mando central en el combate al crimen organizado.

Una cosa, pues, serán las Fuerzas Armadas –Ejército y Marina- y otra muy distinta será la Guardia Civil. El mando será lo común.

Ese es el epicentro del plan nacional de seguridad lopezobradorista. La creación de una alternativa de combate a la delincuencia altamente entrenada y capacitada, que dé el borrón y cuenta nueva a las antiguas y poco eficientes policías federales.

El otro pilar del plan presentado por Alfonso Durazo tiene que ver con la explícita obligación de que cada gobernador, no los llamados superdelegados como alguien intentó confundir, asuma el mando y la responsabilidad de su lucha contra la delincuencia en su entidad.

Lo que se busca es que ya no existan pretextos, ni que se le endose a la Federación el descontrol que generan los mismos cuerpos policíacos municipales y estatales que acaban pactando con el crimen, pero exigiendo al mismo tiempo que sean la Policía Federal, el Ejército y la Marina los que limpien su mesa sucia.

Y por lo que se ve, Osorio Chong le contagió las mismas lagunas mentales a Marko Cortés. El nuevo dirigente nacional del PAN dijo que el plan de López Obrador es regresivo porque militarizará a México.

Qué poca memoria azul la del joven dirigente que ya olvidó que el primer presidente que se enfundó en un uniforme verde olivo y salió a presumirlo a las calles fue nada menos que el panista Felipe Calderón.

¿O ya no recuerdan todos aquellos memes en los que se veía a un Calderón luciendo un traje extra large de militar el día en que decidió, con el Ejército, salir a inundar de sangre las calles y las carreteras de México?

¿Se acordará el ahora presidente nacional del PAN de ese personaje llamado Genaro García Luna, quien vistió de rojo el sexenio calderonista al confrontarse con todas las fuerzas del mal creándole el monopolio de la droga a uno solo de esos cárteles?

Frente a la emergencia nacional que se vive en materia de seguridad, lo prudente es darle a Alfonso Durazo y a su equipo un voto de confianza para poner en práctica su plan.

Censurar a botepronto lo que todavía no existe asoma un espíritu descalificador sin sustento. Y que lo hagan el personaje y el partido que tiñeron de rojo a México en los últimos dos sexenios es una completa aberración.