11 de noviembre 2020

¡Que alguien me explique!

Un Invierno muy Oscuro

¿Alguien dentro del gobierno de la 4T escucharía la advertencia del presidente electo Joe Biden sobre el rebrote de Covid-19?

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

La nueva normalidad ya se transformó en la nueva rutina. Y como toda rutina, se volvió algo del día con día, ya sin sorpresas, prestándole muy poca atención. Descuidándonos.

Las agendas políticas y económicas desplazaron a la agenda sanitaria.

Nos dedicamos a debatir la elección de los Estados Unidos, a cuestionar todo lo que dice el presidente Andrés Manuel López Obrador o a denunciar la incompetencia de la CFE por las inundaciones en Tabasco y Chiapas.

Y mientras esos distractores se instalan en la opinión pública mañanera, la pandemia viene haciendo su espectacular rebote, elevado en los últimos 14 días un 60 por ciento las cifras de nuevos contagios y un 20 por ciento las muertes.

Como mejor político que epidemiólogo que es, Hugo López-Gatell ya no sale a escena. Cuida su imagen porque nada tiene que presumir. Está desgastado, sin credibilidad en la pantalla.

Con 95 mil muertos nos instalamos como el cuarto país del planeta en muertes por el virus después de Estados Unidos, India y Brasil.

Para medir nuestro drama, tenemos tantos decesos como Rusia, España y Argentina juntos.

Pero con la novedad de que esos mismos tres países reportan 4 millones 464 mil contagios, mientras que en México el gobierno nos quiere dorar la píldora diciendo que solo tenemos 967 mil. ¿A quién engañan?

Si quieren una prueba más de que López-Gatell nos miente sin remordimiento, tomen el caso de los Estados Unidos. Su registro es de 244 mil muertos contra 95 mil de México.

Eso significa que tenemos un 38 por ciento de las muertes que se registran en los Estados Unidos.

Pero hay que aclarar que la Unión Americana tiene 328 millones de habitantes, mientras que México contabiliza 126 millones. Es decir, somos el equivalente al 38 por ciento de la población de los Estados Unidos.

Eso significa que, comparando poblaciones, López-Gatell nos puede presumir que hemos manejado la pandemia tan bien o tan mal como los Estados Unidos. La proporción de muertos es la misma.

Pero a la hora que comparamos, los 967 mil contagios reportados en México contra los 10.3 millones de contagios que registra Estados Unidos, resulta que apenas tenemos el 9.3 por ciento de los contagios que el vecino del norte.

Luego entonces, el número de muertos frente al total de contagios registrados se dispara en México como en ningún otro país del planeta: 10 muertos por cada 100 contagiados.

En Estados Unidos esa cifra es de apenas 2.3 muertos por cada 100 contagiados. Tenemos una letalidad de más de 4 veces la que se registra Estados Unidos, el país que más es cuestionado por el mal manejo de la pandemia. ¿Quién nos miente?

Vean por favor estas tres gráficas que describen el drama al que ya nos acostumbramos, sin que alguien se alarme, sin sonar la voz de alerta, sin que el gobierno mexicano extreme medidas precautorias.

Vean el total de Casos registrados….

Observen el comportamiento de Casos Activos…

Y vean con detenimiento la gráfica de los Muertos Totales..

¿Alguien detecta alguna “curva aplanada”, como lo reporta casi siempre en la mañanera el presidente López Obrador, quien ya aceptó vivir en el engaño que le fabrica su epidemiólgo López-Gatell?

Después de ver estas tres gráficas y los comparativos de México contra el mundo, alguien se atreve a suscribir la presidencial frase de que “¡Vamos bien!”.

El rebote del Coronavirus en el mundo es un drama en puerta. Y por lo que se viene observando, el coletazo será duro.

No en balde en su primer discurso como presidente electo, Joe Biden anunció ayer lunes que su prioridad al tomar posesión el próximo 20 de enero será una declaración de guerra contra la pandemia.

Y para que no se le aparezca un López-Gatell, el presidente electo Biden ya anunció la creación de una comisión sanitaria para enfrentar la pandemia. Serán 13 prestigiados científicos y expertos virales.

Y a contracorriente de lo que siempre dice el saliente presidente Donald Trump, su sucesor ya imploró ayer a los norteamericanos que utilicen cubrebocas.

“Los cubrebocas no son una cuestión política”, dijo el presidente electo Biden.

Su predicción fue todavía más sombría: Estados Unidos “enfrentará un invierno muy oscuro”.

¿Alguien escucharía la advertencia dentro del gobierno de la Cuarta Transformación? ¿O nos aferramos a la mentira gateliana del “¡Vamos bien!”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad