FACEBOOK

VISTAS
12 de Junio del 2019

Trump al desnudo

El conflicto que se asoma es que más allá del acuerdo, Trump fue exhibido en su país, por sus medios, ante sus congresistas y sus conciudadanos. Y la conclusión es que es un mentiroso. Lo que sin duda hará el inquilino de la Oficina Oval será hacer un berrinche más y lanzar hoy miércoles un vengativo tuitazo que tensione lo ya acordado. Pero nada podemos hacer. Lo exhibieron desnudo, y desnudo está
El secreto es que no existe ningún secreto. Una vez más el presidente Donald Trump, fiel a su estilo bravucón, pendenciero y falto de seriedad, fue exhibido como un mentiroso. Y no. No fue necesario que ni el presidente Andrés Manuel López Obrador ni el canciller Marcelo Ebrard salieran plantar cara para aclarar la presunción del mandatario norteamericano de que existían cláusulas secretas que en su momento se revelarían. Los que lo exhibieron fueron los diarios The Washington Post y The New York Times, los más influyentes de los Estados Unidos. Ellos se encargaron de exhibir al Orange King desnudo, mostrando sus miserias como un negociador que blofea, que usa la mentira para construir su realidad. Lo decíamos ayer: el inquilino de la Casa Blanca se tuvo que inventar lo del “acuerdo secreto” que se daría a conocer más tarde porque lo que se anunció no le alcanzó para que sus compatriotas le levantaran la mano y le reconocieran su victoria. El golpe más fuerte de ayer lo asestó el fotógrafo Jabin Botsford, del Washington Post, quien con su poderoso lente captó el detalle de la hoja que ondeó Trump para decir que tenía en sus manos el “acuerdo secreto”. Pero las imágenes de los párrafos que se alcanzan a leer no exhiben nada más que lo que oficialmente anunciaron los negociadores de ambos países. En ninguno de los fragmentos de la carta-acuerdo, ondeada con orgullo por Trump, se asoma algo “secreto”. The New York Times también puso en tela de duda el acuerdo “secreto”. Y en su primer envío informativo sobre lo mostrado a la prensa por el presidente norteamericano, tituló: “El presidente Trump ondea un pedazo de papel que dice que es parte del acuerdo secreto con México, pero no revela detalles”. Y en una segunda entrega, video ya incluido, advierte: “Trump presume acuerdo con México, pero no revela detalles”. Su primer párrafo lo dice todo: “El presidente Trump ondeó el martes un pedazo de papel que dice fue parte de un muy largo y muy buen acuerdo secreto con México, pero rehusó describirlo, anunciando que entraría en efecto cuando él lo decidiera” Pero el cierre del círculo lo dio por la tarde en México el canciller Marcelo Ebrard, quien en una conferencia abierta, con preguntas abiertas, leyó los detalles del acuerdo y de los pasos que ambas comisiones de negociación firmaron. Por lo que se evidenció, no existió ningún “secreto” bajo el sol. Lo de la Guardia Nacional en la frontera con centroamérica y la evaluación de ser un tercer país –previa aprobación del Congreso- para refugiar temporalmente a quienes piden asilo en Estados Unidos, son los ejes que siempre se colocaron sobre la mesa. Y está claro que lo de los 45 días en que se verán resultados también estaban en el acuerdo original. Nada hay secreto, pues. El conflicto que se asoma es que más allá del acuerdo, Trump fue exhibido en su país, por sus medios, ante sus congresistas y sus conciudadanos. Y la conclusión es que es un mentiroso. Si el canciller Ebrard, por instrucciones del presidente López Obrador, salió ya revelar los detalles que no son nuevos, la obligación de Trump sería –si de verdad existieran esos “secretos”- salir a revelarlos. Este es el momento de hacerlo. Lo que sin duda hará el inquilino de la Oficina Oval será hacer un berrinche más y lanzar hoy miércoles un vengativo tuitazo que tensione lo ya acordado. Pero nada podemos hacer. Lo exhibieron desnudo, y desnudo está.