FACEBOOK

VISTAS
18 de Agosto del 2018

Tiro de Gracia

El fallo del Tribunal Electoral que le dio el triunfo al PRI en Monterrey y Guadalupe podría tener una explicación que trasciende las fronteras de Nuevo León: una negociación entre las cúpulas para que el PAN pueda retener La gubernatura de Puebla. El primer sacrificado: Raúl Gracia.
  • El PRI en Nuevo León volvió a la vida cuando el Tribunal Estatal Electoral revocó el pasado viernes el triunfo del PAN en los municipios de Monterrey y Guadalupe.
Los panistas Felipe de Jesús Cantú y Pedro Garza, que le habían arrebatado por estrecho margen esas alcaldías al PRI, vieron cómo la anulación de casillas le daba la voltereta a la elección, para ratificar a sus oponentes tricolores Adrián de la Garza y Cristina Díaz. La disputa electoral no es menor. Se trata de la capital industrial de México, que ya sumada con Guadalupe tienen una población conjunta mayor que los estados de Morelos, Aguascalientes, Zacatecas. Nayarit, Tlaxcala, Quintana Roo, Baja California o Colima. Un fallo que de ratificarse en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) dejaría al PAN de Nuevo León solo con un sólido bastión, el de San Nicolás de los Garza, pues también perdió el emblemático municipio de San Pedro Garza García. Pero hay analistas que advierten que el sorpresivo revés en Monterrey y Guadalupe no es obra de una simple revisión electoral ni de la alquimia aritmética, sino de una concertacesión entre las cúpulas albiazul y tricolor. La otra gran disputa electoral sobre la mesa es la de la elección de Puebla, en donde la panista Marta Erika Alonso -esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle- derrotó al morenista Miguel Barbosa. Puebla fue el estado con mayores irregularidades el pasado primero de julio, una elección violenta que incluyó el robo de 70 paquetes electorales sustraídos por encapuchados, lo que vició un proceso que amenaza con la impugnación y petición de anulación por parte de Morena. Y aquí es donde entran los posibles acuerdos. Que preferiría el PAN… ¿ganar dos municipios de Nuevo León con dos millones de habitantes o retener la gubernatura de un estado como Puebla, con 6 millones de habitantes? Perder Monterrey y Guadalupe no sería una vergüenza para Acción Nacional. Después de todo ya eran del PRI. Pero perder un bastión político como Puebla, sobre todo con los raquíticos resultados albiazules en el resto del país, ese sí sería un descalabro mayor. El acuerdo sería simple. Yo PAN no protesto por el fallo al PRI a favor de Monterrey y Guadalupe, mientras tu, PRI, no te le sumes a Morena en la petición de anulación de las elecciones en Puebla. Pero más allá de los candidatos panistas damnificados por el fallo, el que entra en fase de agonía política es el todavía senador por el PAN en Nuevo León, Raúl Gracia. Convertido en el cacique albiazul que todo lo decide, arrebató el control del PAN en aquel estado a sus líderes fundacionales. Y lo convirtió en un partido con métodos de operación, similares o incluso mas perfeccionados que los del viejo PRI. Si se ratificara el fallo de Monterrey y Guadalupe a favor de los tricolores sería el tiro de gracia para Gracia. Su liderazgo rodaría por los suelos para darle paso a panistas mas conciliadores y menos oscuros, como el senador Víctor Fuentes o el alcalde nicolaíta Zeferino “Chefo” Zalgado.