FACEBOOK

VISTAS
01 de Agosto del 2018

Tatiana, Bartlett y el 88

A pesar de que Tatiana Clouthier asegura que sus declaraciones fueron sacadas de contexto, su posición respecto a Bartlett a la CFE revela congruencia
Por congruencia y por decencia, Tatiana Clouthier tenía que dejar en claro su posición frente a la designación de Manuel Bartlett como director de la CFE en el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Y aunque el contexto de lo dicho no es como se pretendió implicar, lo cierto es que en el contexto de vida de quien fuera la coordinadora de campaña del candidato de Morena el nombre del político poblano pesa, mucho y para mal. Cuestión de recordar que Tatiana es hija del mítico líder panista Manuel Clouthier, quien fuera candidato presidencial del PAN en 1988. Sí, en aquella elección en la que compitió con el priista Carlos Salinas de Gortari y el expriista Cuauhtémoc Cárdenas. Es la misma controvertida elección en la que el PRI neoliberal, el que arrancara con José López Portillo y Miguel de la Madrid, pasó las de Caín para que no le arrebatara la victoria el Frente Democrático, liderado por Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo. Sobradamente se habló entonces de un mega fraude electoral en el que se dio la llamada caída del sistema, es decir, que falló la tecnología que daría a conocer oportunamente la contabilidad de los votos. En aquel entonces no existían ni el IFE ni el INE. A la Secretaría de Gobernación, en ese momento bajo el mando de Manuel Bartlett, se le endosó la falla técnica que se vendió como el eje del gran fraude electoral del 88. Sobra decir que estando su padre, el Maquío, en el centro de la escena política, Tatiana –entonces de 24 años- debió ver en Bartlett al maquiavélico político que perpetró el robo de la voluntad ciudadana. Y la futura subsecretaria de Gobernación creció los últimos 30 años con la asociación Bartlett-fraude. Su hermano Manuel lo reconoce muy claro en un tuit publicado ayer: “Cada quien cuenta cómo le va en la feria” dice el dicho popular, yo digo de Bartlett lo que padecimos como familia en la represión de sistema de mi padre Maquío”. Por eso cuando el lunes le preguntaron a Tatiana sobre la designación del poblano como nuevo titular de la CFE, en congruencia no podía esperarse que aplaudiera. Sería traicionar su esencia política personal y familiar. Callar ante lo que antes protestó y padeció. Es cierto que lo dicho por Tatiana, visto aisladamente, podría sonar a descalificación. Pero si se ve el contexto en el que se da el mensaje nada hay de eso. En primer lugar su respuesta fue a pregunta expresa de una  periodista que le cuestionaba sobre las protestas por algunos nombramientos para el futuro gabinete. Y en particular le cuestionaron el caso de Manuel Bartlett, quien despertó airados reclamos especialmente de los morenistas, que ven en el ex secretario de Gobernación a un dinosaurio priista. La respuesta de Tatiana fue: “yo te digo que creo que habría mejores opciones, y que una persona no sea bien recibida no quiere decir que se acabó el país”. Los que esperaban otra respuesta desconocen la congruencia de los Clouthier. Y así como Tatiana es morenista, su hermano Manuel es independiente y su hermana Rebeca es panista. Con respeto de los unos por los otros. Opinando en libertad. Buscarle tres pies al gato a lo dicho por la coordinadora de campaña de López Obrador sobre Bartlettes buscar amarrar navajas, cuando apenas se está montando el palenque 2018-2024.¡Vayan cruzando sus apuestas!