FACEBOOK

VISTAS
03 de Marzo del 2020

El saqueo en PMI

Si de verdad se intenta evitar el naufragio de Pemex, lo primero que tiene que echar por la borda es esa entelequia mal llamada Pemex Internacional.
Si el gobierno de la Cuarta Transformación de verdad intenta evitar el naufragio de Pemex, lo primero que tiene que echar por la borda es esa entelequia mal llamada Pemex Internacional (PMI). Es un entramado de 60 corporaciones en las que Pemex solo tiene mayoría en 27. Todo lo demás es una fachada para encubrir el saqueo que un puñado de brokers privados hacen la venta del crudo mexicano. Lo advertimos en abril del 2008 en Reporte Indigo cuando publicamos un número bajo el título de PMI: El Hoyo Negro de Pemex. Desde entonces alertamos que nadie entendía por que Pemex tenía que entregar a terceros la comercialización de su crudo y aceptar la creación de empresas en paraísos fiscales. ¿Qué se quiere esconder? El misterio de PMI se da desde el momento de su creación, cuando en el acta constitutiva de PMI North America fechada el 4 de mayo de 1988, aparecen como propietarios no Pemex, ni algún mexicano, sino dos norteamericanos. Uno es Jeffrey Levoff y la otra es Ruth Cove, quienes desde entonces son la punta de lanza de un complejo entramado de corporaciones que negocian con toda la discrecionalidad y sin cuentas claras el oro negro de México. Y para no remontarnos a la historia, basta ver el reporte que la Auditoría Superior de la Federación hizo en días pasados sobre las oscuras finanzas de PMI. El documento exhibe que en los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto –entre 2008 y 2017- PMI reportó utilidades por 133 mil 574 millones de pesos. Pero de esa cantidad, apenas 26 mil 665 millones de pesos fueron las utilidades que se le entregaron a Pemex. Eso significa que 106 mil 909 millones de pesos fueron a parar a quién sabe dónde. Tan solo en el 2018, el último año del peñanietismo, PMI solo le entregó a Pemex el 36.2 por ciento de sus utilidades en 5 filiales y 3 alianzas estratégicas, de las 17 filiales y 3 alianzas estratégicas que se mantienen activas. El 63.8 por ciento de esas utilidades fueron a parar con quién sabe quién. El manejo de PMI es tan privado, tan segregado, tan oscuro, que incluso PMI Holdings y PMI Servicios se dedican a hacer negocios que nada tienen que ver con el petróleo. Como la fabricación de cruceros de lujo y buques de pasajeros a un costo de 611 millones de euros a través de su sociedad con los astilleros españoles Hijos de J. Barrera. O las operaciones de compra-venta de cuentas por cobrar, presentes y futuras. Ni qué decir que por los consejos de PMI pasaron las compras de Agronitrogenados y de Fertinal, las dos cuestionadas compras a los empresarios Alonso Ancira y Fabio Covarrubias. ¿A cambio de qué? Por eso es deplorable que Pemex esté reportando pérdidas de 346 mil 135 millones de pesos en 2019 -con los endeudamientos históricos de 103 mil millones de dólares que heredaron los gobiernos del PRIAN- y nadie salga en el actual gobierno salga a ponerle el cascabel al gato negro de PMI. Los mexicanos merecemos saber quiénes son los personajes que de verdad están detrás de esa entelequia creada al cierre del gobierno del presidente Miguel de la Madrid. Y si ya vamos a sacudir las entrañas de la paraestatal que está en la antesala de un colapso, pues vamos abriendo también otros expedientes. Por ejemplo, a quiénes se les paga por explorar y extraer el crudo, a quiénes y cuánto por transportarlo, quién se lleva las utilidades de la refinación que hacemos en Estados Unidos y quiénes son los verdaderos beneficiarios de las pipas que operan en toda la red de Pemex. La Auditoría Superior de la Federación es contundente en su reporte. Confirma que PMI es un hoyo negro que opera bajo reglas de intereses privados y urge a la Cámara de Diputados a regular esa entelequia que viene saqueando a México desde hace mas de 30 años. ¿Comenzamos, señor Presidente? ¿Podemos empezar por citar a comparecer a Jeffrey Lavoff y a Ruth Cove para que nos expliquen?