FACEBOOK

VISTAS
06 de Mayo del 2020

“Ri-comunistas”

El presidente Andrés Manuel López Obrador debe desterrar su odio hacia el capital y tomar el ejemplo de China, donde el régimen de Xi Jinping ha cultivado una nueva generación de multimillonarios para apuntalar el desarrollo nacional.
Nadie puede estar en contra de que existan multimillonarios. Bienvenidos, siempre que sus capitales se construyan desde el esfuerzo y no desde la concesión cómplice del Estado. Ojalá que México presumiera 100 o 200 billonarios. Por eso disentimos del presidente Andrés Manuel López Obrador cuando despectivamente dice que el neoliberalismo propicia la concentración de la riqueza y fabrica multimillonarios para las listas de Forbes. Por supuesto que censuramos el modelo mexicano de fabricar multimillonarios, que desde hace 30 años creó una casta dorada fincada en concesiones monopólicas y oligopólicas otorgadas mediante el tráfico de influencias y favores por el gobierno en turno. Telecomunicaciones, minería y banca, entre otras propiedades de la nación, enriquecieron los apellidos Slim, Larrea, Bailleres, Hernández y Hank, para engrosar hoy las listas de Forbes. Sus méritos: congraciarse con el poder en turno. Lo que el inquilino del Palacio Nacional tendría que hacer usar el poder que le confiere la presidencia para modificar las condiciones que propicien que en México pueda emerger, de manera natural, en base a talentos -y no al tráfico de influencias- decenas de multimillonarios. Y si al mandatario mexicano le hace falta alguna asesoría, que se la pida a Xi Jinping, el presidente de la República Popular China, un modelo socialista o comunista, mas cercano a las ideas que profesa el presidente López Obrador. Nunca verán a Xi Jinping en una Mañanera china salir a hacer pedazos a sus multimillonarios. Y no lo hará porque hoy China es la nación del planeta que mas multimillonarios genera. En 2019 esa nación comunista vio nacer 80 nuevos multimillonarios, contra 44 que emergieron en Estados Unidos y 12 en la India. Esos son los tres países líderes. Con esos 80 nuevos multimillonarios, la China de Xi Jinpin supera ya los 450 hombres y mujeres con capitales arriba de los mil millones de dólares. Con una población de mil 400 millones, eso significa que tienen 3 multimillonarios por cada diez millones de habitantes. Para ser similar a China, México con 130 millones de habitantes tendría que tener unos 40 multimillonarios. Apenas superamos oficialmente los 20. Y por supuesto que aquí no incluimos a los políticos que saqueando impunemente al país tienen sus miles de millones escondidos en paraísos fiscales. Porque los multimillonarios chinos no se deben al favor del gobierno comunista. Son personajes jóvenes, entre los 30 y los 50 años, innovadores, ligados a la tecnología, a los bienes raíces y a la alimentación. Para muestra ahí están Jack Ma, de Alibabá –el Amazon chino; o Robin Li, de Baidú –el Google chino; Li Ka Shing, el mega desarrollador urbano; o Li Hejun, quien amazó su fortuna con energías alternativas o Qin YingLin, de Muyuan Foods. El mas reciente, Eric Yuan, de la plataforma de videoconferencias Zoom, se disparó por las urgencias de comunicación en el encierro de la pandemia. De los mas de cuatro centenares de multimillonarios chinos, el 97 por ciento son hechos en la cultura del esfuerzo. Y poblaciones antes muy básicas como Shenzhen están convertidas hoy en el Silicon Valley de Asia. Tan solo en los últimos tres años, China registró 50 unicornios, es decir, empresas que se crearon de la nada para alcanzar valores por encima de los mil millones de dólares. El mejor récord del planeta. Josef Stadler, de UBS Patrimonial, reconoce que en la última década los multimillonarios chinos han creado algunas de las compañías mas grandes y exitosas del mundo, elevando el nivel de vida de toda la nación. Y eso no deja a un lado el que aquellos que buscan hacer negocios a la sombra del gobierno, mediante tráfico de influencias, sean enjuiciados. Para muestra ahí está el caso de Thomas Kwok, director de Sun Hung Kai Properties -el mayor desarrollador inmobiliario de Hong Kong- quien por sobornar a oficiales del gobierno purgó en 2014 una condena de cinco años en prisión. ¿Algun multimillonario mexicano tras las rejas? Nadie en China puede hoy quejarse del modelo neoliberal de generar riqueza del que tanto se queja el presidente López Obrador. Su tecnología 5G supera en desarrollo a su similar en los Estados Unidos y en ese territorio se dará la nueva guerra mundial por venir. Por eso el inquilino de Palacio Nacional debe desterrar su discurso de odio contra el capital. Dejar de darle garrote en la Mañanera a los multimillonarios engendrados por las privatizaciones, cuando él mismo contrata a Carlos Slim, uno de esos “despreciables multimillonarios”, para que le construya su Tren Maya. Mejor que en su próximo viaje a China el canciller Marcelo Ebrard le organice un encuentro con los “ri-comunistas” chinos y el gobierno que los promueve. A lo mejor algo les podríamos aprender.