FACEBOOK

VISTAS
19 de Septiembre del 2018

¿Qué es “bancarrota”?

No nos rasguemos las vestiduras cuando el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dice que México está en bancarrota
Cuando en una nación casi 5 de cada 10 habitantes viven en pobreza, es decir, no tienen lo suficiente para alimentarse, vestirse, tener un techo, salud y educación… ¿ese país no está en bancarrota? Cuando un país está a merced del crimen organizado y las balas se imponen por encima sus leyes…. ¿esa nación no está en bancarrota? Cuando una nación exhibe un índice de homicidios que supera a las naciones más violentas del planeta, las que están en guerra… ¿ese país no está en bancarrota? Cuando sus ciudadanos perdieron en infinidad de territorios su libertad de tránsito por temor al asalto, al secuestro o la desaparición para acabar calcinados en un basurero… ¿esa nación no está en bancarrota? Cuando las finanzas nacionales exhiben un superávit primario de 160 mil millones de pesos en el primer cuatrimestre de este año, pero esos mismos desaparecen al   pagar la creciente deuda pública… ¿esa nación no está en bancarrota? Cuando 6 de cada 10 contribuyentes viven en la informalidad, evadiendo impunemente sus impuestos sin que el Estado tenga capacidad para requerirlos a cumplir… ¿ese país no está en bancarrota? Cuando los fondos públicos se evaporan por miles de millones de pesos en Estafas Maestras, sobornos sobre una  corrupta obra pública, sostenimiento de una burocracia improductiva o de líderes sindicales insaciables…¿esa nación no está en bancarrota? Cuando quienes se transportan en jets privados y  helicópteros, tienen Ferraris y Lamborginis y poseen mansiones en el extranjero, son los políticos y no los creadores de la riqueza… ¿ese país no está en bancarrota? Cuando un país se presume al mundo como potencia petrolera, pero importa el 72 por ciento de sus gasolinas y el 60 por ciento de su gas para generar electricidad… ¿esa nación no está en bancarrota? Cuando el sistema bancario está en manos de la banca extranjera que se lleva el 65 por ciento de sus ganancias para apuntalar sus utilidades globales… ¿ese país no está en bancarrota? Cuando las acereras, las mineras, las cerveceras e incluso las tequileras ya son de extranjeros, porque sus herederos fueron incapaces enfrentar con inteligencia el reto de la globalización… ¿esa nación no está en bancarrota? Cuando la movilidad social de una nación se limita a que solo 3 de cada 100 ciudadanos mejoren su estatus socioeconómico en toda una generación.. ¿ese país no está en bancarrota? Cuando los rostros de las 20 mayores fortunas de mexicanos en la lista de Forbes son casi los mismos que aparecían hace 25 años…¿esa nación no está en bancarrota? Cuando la genetocracia y la lambisconocracia se imponen para alcanzar los mejores empleos –públicos y privados- por encima de la meritocracia…¿esa nación no está en bancarrota? Por eso, no nos rasguemos las vestiduras cuando el presidente electo Andrés Manuel López Obrador dice que México está en bancarrota. Sea financiera o moral, la bancarrota nos acecha al ser incapaces de concretar un tejido social sano, unas finanzas públicas transparentes y equilibradas, un sistema de seguridad que someta al delincuente y uno judicial que le asigne el castigo que merece. Acusan que con sus declaraciones, que califican de estridentes, López Obrador aleja la confianza y los capitales. ¿Acaso creen que los extranjeros son ciegos y que ignoran la realidad mexicana? No seamos ingenuos. Cuando las series mexicanas más vistas en Netflix son las de El Chapo, Ingobernable o la decadencia aristocrática de La Casa de las Flores, ahí se asoma el rostro de nuestra bancarrota. Un país en el que sus nuevas generaciones prefieren emular al capo -poderoso, influyente, amo y señor- antes que ser el hazmerreír nacional en los memes de una figura presidencial devaluada, a la que ya muy pocos le tienen respeto. Si eso no es bancarrota, entonces que alguien la defina.