FACEBOOK

VISTAS
11 de Mayo del 2020

Pídales disculpas, Señor Presidente

Se le olvida al inquilino de Palacio Nacional que el ser médico en México o llegar a ser especialista exige de una enorme cantidad de sacrificios.
El presidente Andrés Manuel López Obrador está empeñado en acumular adversarios con el abuso indiscriminado de la palabra, pronunciada sin la menor reflexión. Sea en La Mañanera o en sus mensajes video grabados, el mandatario reparte insultos a diestra y siniestra sin que nadie le ponga un alto o tenga derecho de réplica. Más que la de un líder de la Nación, su profesión ya parece mas la de un sembrador de tormentas, que busca afanosamente cosechar tempestades. El mandatario lo mismo arremete contra los empresarios que contra los constructores, los abogados, los periodistas y los medios de comunicación, grupos feministas, instituciones que no le cuadran y organizaciones no gubernamentales. Y agarra parejo, generaliza. Pero el viernes pasado en su Mañanera, el presidente cruzó el Rubicón al insultar en medio de la crisis del Coronavirus, cuando más entregados están a hacer apostolado de salud, al gremio de los médicos, a quienes acusó de mercantilistas que solo buscan enriquecerse. “Del mercantilismo que desgraciadamente también llegó a predominar en en el período neoliberal en todo lo relacionado con la salud. Como se decía antes, de los médicos que solo buscaban enriquecerse…” Y remató su ofensa con un chiste de muy mal gusto: “…que llegaba el paciente y lo primero que hacían era preguntarle al paciente, “¿Qué tienes?” - No pos es que me duele acá, doctor. “No, qué tienes de bienes …” Los insultos presidenciales hirieron a los profesionales de la salud en los momentos en que la pandemia ya les cobró decenas de vidas entre sus colegas. Y se gestó todo un movimiento nacional del gremio, exigiéndole al presidente López Obrador que se disculpe frente al insulto y el mal chiste. En distintos comunicados, las federaciones de médicos reclaman airadamente la actitud presidencial. La Federación de Colegios de Obstetricia y Ginecología manifestó “su más enérgica protesta por las declaraciones del Sr. Presidente de la República, Lic. Andrés Manuel López Obrador durante la conferencia de Prensa del pasado 8 de mayo” a las que consideró injustas, inoportunas, inoperantes y carentes de reconocimiento. En distinto comunicado, el Colegio Mexicano de Ortopedia y Traumatología reclamó que “no es admisible que siendo una de las profesiones con mayor exigencia en su preparación y especialización, sea ridiculizada y tratada como un argumento político por el Presidente de nuestra a nación..” Los mismos ortopedistas le reclaman enérgicamente al mandatario su crítica y le demandan una disculpa pública. El Colegio Jaliciense de Urólogos emitió una carta de protesta, en la que hace patente su enérgica inconformidad por las declaraciones presidenciales. Lo mismo hizo el Colegio Mexicano de Neumólogos Pediatras, que rechazó “en forma enérgica y tajante las ofensivas e hirientes declaraciones emitidas por el presidente”, quienes además de solicitarle una disculpa pública, le pidieron ejercer su derecho de réplica durante su Mañaneras. Se le olvida al inquilino de Palacio Nacional que el ser médico en México o llegar a ser especialista exige de una enorme cantidad de sacrificios. Después de concluir su carrera, los profesionales de la salud le dedican de seis a siete años a su especialización. Y de los 60 mil médicos que presentan el Examen Nacional para Aspirantes a Residencia Médica, solo el 10 por ciento es seleccionado. El otro 90 por ciento de los doctores que no son aceptados se instalan en el sistema alterno de salud, como médicos de Farmacias Similares, Farmacias del Ahorro, Benavides, consultando con salarios de miseria para hacer en esas farmacias privadas el trabajo que el gobierno no hace. Que el presidente López Obrador salga a denigrar por entero al gremio de los médicos, quienes ahora mismo se juegan la vida atendiendo la pandemia, es pecar de malagradecido. No hace diferencia de aquellos mexicanos irresponsables que le lanzan cloro o insultan en la calle a los profesionales de la salud. Antes de hacerlo, tendría que pedirle a su epidemiólogo, Hugo López-Gatell, el reporte de cuantas decenas de médicos “neoliberales” ya fallecieron y cuántos más están contagiados por andar de “oferecidos” curando a decenas de miles de enfermos por el Coronavirus. Quizás valdría la pena recordarle al presidente López Obrador uno de los párrafos que en su carta de reclamo le incluyen los médicos de la Federación Mexicana de Colegios de Obstetricia y Ginecología. “Viene bien recordar al Lic. Adolfo López Mateos, por cierto un gran orador cuando dijo: Al darme cuenta del poder que tiene la palabra de un Presidente, me prometí no volver a improvisar”. Rectifique y pida disculpas, señor Presidente.