FACEBOOK

VISTAS
16 de Octubre del 2019

Pemex vs. Pemex

Lo que hoy testificamos no es sino la batalla del Pemex del PAN contra el Pemex del PRI por dejar en claro quién tenía las peores prácticas y quién saqueó con mas impunidad al país.
El caso de la empresa petrolera Oro Negro abrió una enorme Caja de Pandora en Pemex. Nada que no se conociera, pero sí algunos detalles que precisan el modus operandi de la paraestatal más corrupta de México. Lo que hoy testificamos no es sino la batalla del Pemex del PAN contra el Pemex del PRI por dejar en claro quién tenía las peores prácticas y quién saqueó con más impunidad al país. En una esquina está el Pemex del PAN, el que manejaron Vicente Fox y Felipe Calderón, quienes le abrieron las puertas a empresas como Oro Negro, apadrinadas por su Secretario de Hacienda y por su ex director de Pemex. Más conflicto de interés, imposible. Busquen el rastro del saqueo en los bancos y los fondos de Singapur. En la otra esquina está el Pemex del PRI, el de Enrique Peña Nieto y la cola de seis décadas de manejo tricolor en el que los usos y las costumbres dictaban el moche como moneda de cambio para acceder a los multimillonarios contratos. Carlos Romero Deschamps y Emilio Lozoya Austin son los dos hijos más pródigos del descarado enriquecimiento. De ninguna manera descalificamos; por el contrario, elogiamos las revelaciones inducidas desde los Estados Unidos a través del Wall Street Journal, Univisión y el periodista Carlos Loret, para desenmascarar la oscura trama que dejó la negra riqueza del subsuelo mexicano. Pero para fines de una investigación judicial es muy cuestionable primero que quienes aportan las pruebas sean los dueños de una empresa como Oro Negro, que nació precisamente de lo que ellos mismos cuestionan: de los padrinazgos, de los privilegios y de las componendas. Para sumarle a la duda, las grabaciones que se exhiben de algunos funcionarios de Pemex son hechas al amparo de una empresa de espionaje israelí –Black Cube- que es pagada por los dueños de Oro Negro, para grabar lo que ellos necesitan presentar para sembrar la duda razonable de que existieron algunos más corruptos que ellos que les ganaron la partida. Y por si eso fuera poco, en esas grabaciones nada se dice del verdadero escándalo. Que más de 700 millones de dólares de los fondos de pensiones de trabajadores mexicanos combinados con recursos de inversionistas extranjeros, fueron saqueados a Oro Negro por sus propios dueños, hoy prófugos de la justicia. Son los mismos dueños que se valieron de sus relaciones familiares con el papá y con el tío, Francisco Gil Díaz; el secretario de Hacienda que en el sexenio de Fox vivió los escándalos en las aduanas que controlaban Marta Sahagún de Fox y Manuelito Bribiesca, y que inundaron a México de mercancías chinas, sobre todo textiles y calzado. En la acera de enfrente está el Pemex histórico, que tolerado por su facilidad para financiar las campañas políticas del PRI convirtieron a su líder Romero Deschamps en el dueño de la petrolera y co-propietario del PRI. Y conforme crecía la complicidad, disparada por el oscuro manejo de Pemex Internacional y la impunidad del Pemexgate, en el que se desviaron cientos de millones de pesos para financiar la fallida campaña del priista Francisco Labastida, todo acabó en un nueva sociedad que bajo las siglas de PRIAN continuaron repartiéndose el botín. El mejor ejemplo lo dio Fox, quien al detectar que la transportación de combustibles y asfaltos de Pemex era casi un monopolio de los Hank, exigió dividir el botín. Y la afortunada nueva familia del 50 por ciento de las pipas llevaba un fatal apellido de por medio: Mouriño. Este fue el primer oligopolio petrolero del PRIAN. Trágico. A partir de ahí, Oceanografía, creciendo a la sombra del hijo de Marta Sahagún de Fox, TMM de José Serrano librando un escándalo fiscal con la complicidad de los Fox, y Romero Deschamps pactando con el Presidente del Cambio para que nada cambiara. Privilegios intactos. Odebrecht, Lozoya y Videgaray en complicidad para financiar la campaña presidencial de Peña Nieto y desde la Reforma Energética, el PRI peñista repartiendo el jugoso negocio de los contratos en aguas profundas, para privilegiar a los mismos apellidos favoritos de siempre. Si algo dejará la estela corrupta del Caso Oro Negro será el exorcismo del gran saqueo de los miles de millones de dólares que por años privilegió a una casta negra, que priista o panista debe ser no solo perseguida, sino expulsada de la gran Torre de Pemex.