FACEBOOK

VISTAS
27 de Julio del 2018

Osorio, ¿vicepresidente?

Miguel Ángel Osorio Chong avanza, será el coordinador del PRI en la cámara alta convirtiéndose en un vicepresidente de facto que le disputará el poder a la administración de AMLO
Miguel Ángel Osorio Chong se construyó un proyecto político a la medida. Y está a punto de cosechar el fruto de sus traiciones para consumar su sueño de operar de facto como vicepresidente de México. O como él mismo lo presume, ser el fiel de la balanza que equilibre al nuevo gobierno morenista de Andrés Manuel López Obrador. No es exagerado. El que fuera secretario de Gobernación a lo largo del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto fue elegido para dirigir la fracción priista en la Cámara Alta. Dirán, y no sin razón, que es una bancada raquítica. Apenas 13 de los 128 senadores son tricolores. Si ahí se quedara sería el más débil líder de una bancada priista en la historia del Senado. Pero desde la campaña presidencial Osorio Chong vino tejiendo un bloque senatorial en el que ya con resultados, suma los 5 senadores del Partido Verde y uno del Panal, sus aliados en la elección 2018. Y aunque siempre desmintió su injerencia como promotor y financiador del Partido Encuentro Social (PES), el partido que a última hora renegó del PRI para irse con Morena, Osorio tiene preparada una sorpresa. Por esos acuerdos de coalición que nadie entiende cómo se estructuraron, el PES tendrá 9 Senadores, a pesar de que en las urnas no alcanzó el 3 por ciento de los votos que le ayudaran a retener el registro. Pues Osorio Chong parece que convenció a los priistas de ser la mejor carta como su líder de bancada en el Senado –aún por encima de personajes más serios y respetados como Beatriz Paredes- porque dijo que él tiene arreglado que la bancada del PES acabe aliada con el bloque PRI-Verde Panal, y no con Morena. De concretarse esa presunción, se confirmaría lo que siempre se dijo. Que Osorio Chong convenció al presidente Peña Nieto de financiar el crecimiento del PES, solo para meterlo como caballo de Troya a la alianza con Morena, sacar la tajada política de esa coalición y recuperarlo con diputados y senadores para fortalecer el bloque priista. De ser así, el bloque PRI-Verde-Panal-PES acabaría con 28 senadores, 5 más que los 23 que tiene el PAN y 13 más que los 15 de “la otra izquierda”, conformada por los 8 del PRD y los 7 de Movimiento Ciudadano (MC). Si el PAN puede negociar que su coalición electoral se extienda al Congreso con el PRD y con MC, serían la segunda fuerza senatorial con 38 escaños. Pero se antoja difícil, sobre todo por las disputas internas en el PRD. Por eso decimos que con 28 senadores, Osorio Chong se perfila como el hombre con el que el nuevo gobierno tendría que negociar para sacar adelante sus proyectos. Mal negocio acabó siendo el PES para Morena y para López Obrador, que no les aportó ni el 3 por ciento de la votación pero acabó con más escaños en la Cámara Alta que el PRD, el PT, Movimiento Ciudadano, el Verde y el Panal. Por cierto, bajo esa nueva realidad, ¿alguien sabe en que cancha jugarán el PT y Alberto Anaya, que aunque fueron en coalición con Morena, trae en la bolsa 7 escaños cuando su relación con López Obrador no están en su mejor momento? Lo dicho: Osorio Chong acabaría por instalarse como el vicepresidente, apuntalado desde su traición a Los Pinos, el descrédito de Gobernación y las estadísticas históricas más sangrientas de inseguridad.¿Alguien lo frenará?